Un pub inglés en Benidorm. / Afp

Ni los británicos en España ni los españoles en Reino Unido tendrán voto en las europeas

En España residen 366.498 británicos con certificado de registro o tarjeta de residencia, según datos del 30 de junio de 2020

ÍÑIGO GURRUCHAGA Londres

Debbie Williams, galesa que ha vivido en Alemania, Países Bajos y Bélgica, y ahora reside en España, tiene una recomendación a quien tenga la tentación de imitar al 'brexit': «No lo hagas». Tras el referéndum de 2016, promovió 'Brexpats-Hear-Our-Voice' (Expatriados del Brexit, Oíd Nuestra Voz), una organización de defensa de los derechos de los atrapados por la decisión británica.

Su mayor preocupación actual es que en trece países de la Unión Europea existe, como en Reino Unido, una fecha límite para que los británicos cumplan los trámites de legalización de la residencia. En Francia, Letonia, Luxemburgo, Malta y Países Bajos se agota también el 30 de junio. Y uno de los temores es que casos complejos como el de la nacionalidad y los derechos de los niños adoptados se conviertan en irreversibles.

En España no hay tiempo límite porque el Gobierno adoptó el criterio de prolongar la validez del certificado de registro de extranjeros y su sustitución paulatina por la tarjeta que identifica al portador como beneficiario del Acuerdo de Retirada.

Trámite burocrático

Es un trámite más burocrático que en Reino Unido, donde no hay documento nacional de identidad ni registro de extranjería, pero homologable al de otros países comunitarios, según Williams. A 30 de junio de 2020, había 366.498 británicos con certificado de registro o tarjeta de residencia en España, según cifras del Gobierno. A quienes solicitan la nacionalidad española, se les pide que renuncien a la británica, porque España, a diferencia de Reino Unido, no acepta la doble nacionalidad. Pero es una exigencia sin efecto, porque no existe procedimiento de renuncia a la nacionalidad británica.

Cuando se le pregunta a Williams qué derechos ha perdido, cita en primer lugar el derecho a votar en las elecciones europeas. En Oíd Nuestra Voz se han quedado sin un foro en el que los afectados por el 'brexit' y sus organizaciones puedan «cambiar la conversación sobre la inmigración».