Los talibanes, en la oficina del antiguo gobernador del Panjshir, con su armamento estadounidense. / Mikel Ayestaran

Los talibanes exhiben su dominio en un Panjshir huérfano de civiles

El Emirato aseguratener «bajo control»la única región afganaque ofreció resistenciamientras su población huye a Kabul

MIKEL AYESTARAN Barazak (Panjshir) -enviado especial-

«¿Es musulmán?», es la primera pregunta que tiene el mulá Farsat cuando le informan de la llegada de un periodista a Bazarak, la capital del valle del Panjshir. Los once talibanes que están en la sala estrechan la mano al recién llegado y, en silencio, esperan las palabras del religioso, que es también el responsable de la seguridad en la única provincia de Afganistán donde hay resistencia armada contra el Emirato. «Todo está bajo control, en los últimos días más de 300 combatientes enemigos han entregado sus armas y el resto ha huido. Se han terminado los choques y el Panjshir es una parte más del Emirato», afirma con rotundidad mientras el resto de la sala asiente. La enorme mesa del antiguo gobernador, como los sillones, están vacíos. Los talibanes se sientan en el suelo y emplean la mesa para dejar sus armas.

Hace una semana los islamistas proclamaron la victoria militar sobre el Panjshir, pero la situación en el valle dista mucho de la imagen de normalidad que quieren dar los responsables del Emirato. El valle está desierto de civiles. Los pocos que quedan cargan sus objetos personales en camionetas o coches y se van a Kabul. La estrecha carretera que serpentea por el río Panjshir es la vía de salida para civiles y la puerta para la llegada de refuerzos talibanes. El tráfico de vehículos con milicianos es constante.

Los recién llegados paran frente a la oficina del mulá Farsat y allí reciben instrucciones para saber dónde deben desplegarse. «Tenemos grupos llegados de todo el país. Yo mismo he venido desde Farah con veinte hombres, allí es donde he combatido a las fuerzas de la OTAN durante dos décadas», señala el mulá, quien asegura que todos los combatientes del Panjshir que han entregado sus armas «reciben el perdón del Emirato». En el despacho se conserva la bandera del anterior Gobierno y hasta una biografía de Ahmed Sha Massoud, héroe nacional que fue asesinado por Al-Qaida días antes del 11S. Su figura era omnipresente en su valle hasta la llegada de los talibanes. El mulá no quiere opinar sobre Massoud.

Un grupo de hombres exhiben sus armas. / M. Ayestaran

Las persianas de los comercios están cerradas y las fotos de los muyahidines locales que combatieron al Ejército Rojo en los ochenta y a los talibanes en los noventa están destrozadas. Solo se salva algún retrato de Massoud. El mausoleo del apodado como 'León del Panjshir' es un imponente complejo en una colina de Bazarak y resultó dañado en las primeras escaramuzas. Un grupo de talibanes causó destrozos en la tumba, pero las autoridades del Emirato se apresuraron a repararlo y pedir disculpas. No se puede visitar el lugar, pero en su acceso principal el mulá Nomoni explica que «hay sitio para todas las etnias de Afganistán y el futuro gobierno tendrá representación de cada una». Es un tema sensible ya que la mayoría de los talibanes son pastunes, mientras que el Panjshir es el bastión de la minoría tayika.

Este religioso, fuertemente escoltado por un grupo de diez hombres, es el encargado de mediar entre los talibanes y los pocos habitantes que quedan en el Panjshir. «Hemos encontrado una gran cooperación con la comunidad local, la zona ya está segura y Afganistán unido», comenta el mulá. Preguntado sobre la figura de Massoud, confiesa que «muchos de nuestros hombres no han podido avanzar mucho en los estudios, pero eso no significa que no sepamos de historia. Massoud fue un héroe en la lucha contra la Unión Soviética. Pero también son héroes nacionales el mulá Omar o el mulá Mansour».

Inexpugnable

Los oficiales talibanes quieren hablar, explicar al mundo su punto de vista y la forma en la que ven el nuevo Afganistán. Los jóvenes milicianos piden al extranjero que les grabe con su cámara y no paran de hacerse selfies con el río Panjshir de fondo. Ninguno de ellos había pisado antes este lugar que permanece en el imaginario afgano como un bastión inexpugnable desde la época de Alejandro Magno hasta la del anterior Emirato, que nunca pudo con el 'León del Panjshir', entonces fuertemente apoyado por EE UU.

La resistencia ahora la lidera Ahmed Massoud, hijo treintañero del héroe nacional, que está en paradero desconocido desde que los talibanes lanzaron su ofensiva y clamaron victoria. No ha admitido la derrota y mantiene a través de las redes sociales su llamada a la resistencia. Shams Odin es uno de los pocos lugareños que ha optado por quedarse. Tiene una tienda de ultramarinos y otra para arreglar pinchazos de ruedas. Un grupo de diez talibanes compra bebidas energéticas y Odin les regaña porque solo tienen rupias de Pakistán, nada de afganis, la moneda nacional.

Cuando el grupo de combatientes se va, se sirve un té y se explaya. «Vienen de diferentes partes del país, algunos son educados y nos tratan bien, otros son muy brutos», confiesa este veterano de la yihad contra el Ejército Rojo. Tiene una mirada desafiante. No tiene miedo. Señala a las montañas y eleva la voz para decir que «no nos hemos rendido, nunca lo haremos. Nuestros hombres se han replegado a lugares seguros que solo nosotros conocemos porque es imposible hacer frente a semejante número de talibanes. Cada vez llegan más y más, pero el Panjshir resiste y por eso envían refuerzos».

El precio de la resistencia es caro. Los civiles han escapado y la cosecha se perderá porque no hay nadie que trabaje el campo. A diferencia de otros conflictos como el sirio o el iraquí, en este caso no se observa saqueo en comercios y viviendas y las huellas de los combates se limitan a los blindados de las fuerzas del Panjshir reventados en las orillas de la carretera. Estos esqueletos de fabricación estadounidense, muchos de ellos chamuscados, comparten ahora escenario con los tanques que perdieron los rusos y se quedaron para siempre.

A la salida del valle se forma un pequeño atasco en la Puerta del Panjshir. En el puesto de control talibán se niegan a dejar pasar dos camionetas que llevan varias vacas y corderos. Los combatientes piensan que se trata de un robo de animales y exigen pruebas para saber que son los propietarios del ganado. Mientras unos talibanes inspeccionan cada vehículo, otros aprovechan el descanso para bañarse en las aguas azules del Panjshir. El río desciende bravo e indomable, como las miradas de las familias que salen con la casa a cuestas. Sus ojos gritan y ven a los talibanes como los más veteranos veían a los rusos en los ochenta, como una fuerza de ocupación.

Entusiasmo con la ayuda de la ONU

Un mes desde la toma de Kabul por parte de los talibanes, el ministro de Exteriores interino del Emirato compareció por primera vez ante los medios. El mulá Amir Khan Muttaqi reaccionó de forma muy positiva al anuncio de la ONU sobre la recaudación de más de 900 millones de euros para ayuda a Afganistán en la conferencia de donantes del lunes. «Agradecemos y acogemos favorablemente el compromiso del mundo y les pedimos que sigan ayudando a Afganistán», señaló el jefe de la diplomacia talibán, quien aseguró que «Estados Unidos es un gran país, tiene que demostrar generosidad» al conocer que Washington aportará 54 millones de euros en ayuda.

Ante las dudas que genera entre los donantes este nuevo régimen, Muttaqi envió un mensaje garantizó que el Emirato «hará todo lo que pueda para dar esta ayuda a los necesitados de una manera totalmente transparente». A falta de conocer la fórmula que adoptarán los países para ejecutar sus proyectos de ayuda, el modelo puede ser parecido al que opera en lugares como Gaza, donde las ayudas internacionales llegan, pero los donantes no tienen contacto directo con Hamás.

El responsable de Exteriores se reunió también durante la jornada con el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Filippo Grandi, y el tema central del encuentro fue «la cuestión de los refugiados en el extranjero y los afganos desplazados internos», según revelaron desde la oficina del mulá. Muttaqi trasladó a ACNUR que la voluntad del Emirato es «que los refugiados afganos regresen apaíl s», por lo que están dispuestos «a cualquier tipo de cooperación en este sentido».

Mientras los talibanes avanzan en sus contactos con la ONU, Qatar advirtió que no está dispuesto a asumir la gestión del aeropuerto internacional de Kabul si no hay un acuerdo «claro» con los islamistas. «No podremos asumir ninguna responsabilidad del aeropuerto si estas cuestiones no se solucionan», dijo en una rueda de prensa el ministro catarí de Exteriores, Mohammed bin Abdulrahman Al Thani, que el fin de semana estuvo en Kabul y se convirtió en la primera visita oficial de un alto cargo al Emirato. Qatar es uno de los grandes aliados de los talibanes y Doha ha sido en los últimos años el lugar clave en el que se han desarrollado los contactos que llevaron al acuerdo entre Estados Unidos y los islamistas.