Los ciudadanos abandonaron de inmediado los edificios ante el temor de nuevos temblores. / BAGUS INDAHONO/EFE

Un terremoto en la isla indonesia de Java causa al menos 160 muertos y 700 heridos

El epicentro se registró cerca de la ciudad de Cianjur y la mayoría de los fallecidos son niños cuyas escuelas se vinieron abajo por el fuerte temblor

IVIA UGALDE

Un terremoto de magnitud 5,6 sembró este lunes la devastación en la isla indonesia de Java. El seísmo, cuyo epicentro se registró a 16 kilómetros de la ciudad de Cianjur y a 10 kilómetros de profundidad, acabó con la vida de al menos 160 personas y dejó más de 700 heridos en solo unos segundos. A muchos de los 170.000 residentes de la localidad apenas les dio tiempo a ponerse a salvo antes de que se vinieran abajo a las 13.21, hora local, cientos de edificaciones, entre ellas tres escuelas, una iglesia, cuatro edificios oficiales, varios comercios y 2.300 viviendas.

El gobernador de Java Occidental, Ridwan Kamil, lamentó que el temblor -que se pudo sentir también en Yakarta, la capital indonesia- se produjera en un momento del día en que las escuelas estaban abiertas, motivo por el cual casi todos los fallecidos son menores. «Todos los informes sobre el terreno dicen que la mayoría son niños», reconoció a la cadena de televisión local Kompas.

La gran cantidad de víctimas, la mayoría con huesos fracturados al quedar atrapados bajo los escombros dejó sin camas al hospital de Cianjur. Muchos de los heridos eran atendidos este lunes en el aparcamiento, algunos bajo una carpa de emergencia. Entretanto, más de 13.700 residentes tuvieron que ser repartidos en 14 centros de evacuación y varios cientos se apiñaban en esteras en campos abiertos o en tiendas de campaña a la intemperie tras haberlo perdido todo.

El alcalde de Cianjur, Herman Suherman, detalló que las víctimas seguían llegando sin parar a los hospitales de la zona, a medida que los equipos de rescate avanzaban en la búsqueda de supervivientes entre las ruinas. «Hay residentes atrapados en lugares aislados... por lo que suponemos que la cantidad de heridos y muertes aumentará con el tiempo», apuntó, por su parte, Kamil.

Numerosas réplicas

La Agencia indonesia de Meteorología, Climatología y Geofísica descartó el riesgo de tsunami pero alertó sobre nuevos deslizamientos de tierra en caso de fuertes lluvias. Asimismo, detalló que solo en las dos horas posteriores al terremoto se habían registrado 25 réplicas. A causa de esto último se veían ralentizados este lunes los trabajos en Cianjur para restaurar la electricidad a más de 365.000 personas que vieron cortado el suministro por culpa del seísmo.

Vani, una superviviente que estaba siendo tratada en el hospital principal de Cianjur, contó a MetroTV que su casa se derrumbó durante una réplica. «Las paredes y el armario simplemente se cayeron... Todo quedó arrasado, ni siquiera sé el paradero de mi madre y mi padre», dijo.

Indonesia, un vasto archipiélago en el que viven unos 275 millones de habitantes, es azotada con frecuencia por seísmos al asentarse sobre el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de gran actividad sísmica y volcánica. El peor desastre tuvo lugar en 2004, cuando un terremoto de magnitud 9,1 frente a la isla de Sumatra desencadenó un tsunami que mató a 226.000 personas.