Un periodista reparte copias de la última edición del 'Apple Daily'. / AFP

Largas colas en Hong Kong paracomprar el último 'Apple Daily'

El diario prodemocraciadice adiós con una tiradade un millón de copias tras verse asfixiado por la censura de Pekín y con sus fondos congelados

IVIA UGALDE

Hong Kong se volcó este jueves en los quioscos para despedir a su diario más crítico con China, víctima de la censura y la asfixia económica a la que el régimen lo sometió. El 'Apple Daily', un diario prodemocracia con 26 años de historia, sobrevivía ya a duras penas desde que su propietario, el magnate Jimmy Lai, había sido encarcelado y un oscuro velo de censura se extendió sobre la excolonia británica a raíz de la aprobación en junio de 2020 de la cuestionada Ley de Seguridad Nacional. Pero el golpe definitivo lo dio Pekín hace una semana, cuando 500 agentes allanaron la redacción, detuvieron a cinco directivos y congelaron los activos del rotativo: alrededor de dos millones de euros.

Sin capacidad para afrontar el pago de sus proveedores y de las nóminas de su millar de empleados, el periódico anunció el miércoles que ayer sería el último día en que saldría a la venta. Y como colofón imprimió un millón de ejemplares que fueron devorados desde primera hora de la mañana en los puntos de venta de un territorio de 7,5 millones de habitantes. En el barrio obrero de Mongkok, cientos de personas hicieron largas colas para obtener la edición final. «'Apple Daily', ¡nos veremos de nuevo!», coreaban algunos, mientras los viandantes del distrito Central, el corazón financiero, arrasaban también con los periódicos.

Parte del personal del 'Apple Daily' decidió acercarse a los quioscos para dar las gracias a sus incondicionales lectores, que les recibían entre vítores. La noche anterior, una multitud de simpatizantes había celebrado una vigilia a las puertas del diario, desde donde lanzaron consignas, mensajes de ánimo y ondearon la luz de sus teléfonos móviles. La emotiva estampa, correspondida por la plantilla, se convirtió en la foto de portada de la última edición. A medida que le daban los últimos retoques, corrían las lágrimas entre los empleados y algunos tomaban fotos grupales.

Sin perder su tono crítico con Pekín, el rotativo se presentó como una «víctima de la tiranía». Las autoridades, por el contrario, les acusan de «traición» y de estar en connivencia con países extranjeros por pedir en varios artículos de opinión la aplicación de sanciones a China por cercenar la democracia en Hong Kong. Ayer, el Ministerio de Exteriores del gigante asiático se reafirmó al decir que «todos los derechos y la libertad, incluida la de los medios de comunicación, no pueden ir más allá de la línea de fondo de la seguridad nacional».

A pesar de que el 'Apple Daily' no verá más la luz en Hong Kong, su empresa propietaria, Next Digital, informó de que la edición digital en Taiwán seguirá funcionando con normalidad. «Todas nuestras filiales son financieramente independientes», señaló en un comunicado.

«Un día negro»

La Federación Internacional de Periodistas y su asociación en la excolonia británica expresaron ayer su preocupación por lo que calificaron como «un día negro para el periodismo y los medios independientes» y anunciaron que «vestirán de negro para protestar contra el golpe dado por el Gobierno. De igual modo, muchos medios locales e internacionales comienzan a replantearse su permanencia en esta región administrativa especial china donde criticar al régimen puede conllevar cadena perpetua.

El ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, condenó el cierre del 'Apple Daily' y señaló que es «el fruto del incumplimiento continuo de China de la Declaración Conjunta», el acuerdo que garantiza la autonomía de la excolonia cuando fue entregada por Londres en 1997. «Hoy es un día triste para libertad de prensa en Hong Kong y el mundo», lamentó, por su parte, el presidente estadounidense, Joe Biden.