Borrar
Phyo Zeya Thaw, fotografiado hace dos años en el Parlamento. efe
La junta militar birmana ejecuta a cuatro opositores y activistas por la democracia

La junta militar birmana ejecuta a cuatro opositores y activistas por la democracia

El Ejército autoriza el primer ajusticiamiento en el país desde 1988 al considerarles culpables de terrorismo y conspiración contra el régimen castrense

iñigo fernández de lucio

Lunes, 25 de julio 2022, 10:29

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La junta militar de Myanmar, la antigua Birmania, ha ejecutado este lunes a cuatro opositores y activistas por la democracia, entre los que se encontraba un exdiputado del partido de la exdirigente Aung San Suu Kyi. Se trata del primer ajusticiamiento en el país desde 1988 y originó un reproche generalizado entre la comunidad internacional.

Los reos fueron ajusticiados en la horca por encabezar «actos de terror brutales e inhumanos», según reportó el periódico estatal 'Global New Light of Myanmar'. Phyo Zeya Thaw, quien fue parlamentario del partido Liga Nacional por la Democracia (NLD, por sus siglas en inglés) de Aung San Suu Kyi, fue detenido en noviembre y sentenciado a muerte en enero por violar la ley antiterrorismo. Kyaw Min Yu, un prominente activista por la democracia, recibió la misma sentencia del tribunal militar. Los otros dos fueron condenados a muerte por el asesinato de una mujer que, según su testimonio, era una informante de los militares en Rangún.

La junta fue duramente criticada por las potencias internacionales. La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, calificó la ejecución de «cruel y regresiva». «Se trata de una continuación de la actual campaña de represión de los militares contra su propio pueblo», afirmó, en un comunicado.

Por su parte, la embajada de Estados Unidos en Rangún publicó un comunicado de rechazo a la medida. «Condenamos la ejecución por parte del régimen militar de líderes prodemocráticos y representantes electos por ejercer sus libertades fundamentales», señaló, en un mensaje en sus redes sociales. «Estas ejecuciones por motivos políticos representan un paso más hacia el completo desmantelamiento del Estado de Derecho y una nueva violación flagrante de los derechos humanos en Birmania», denunció, a su vez, el Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

Golpe de Estado

Tras dos lustros de transición hacia la democracia después de décadas de violencia, Birmania celebró en 2020 unas elecciones que ganó el partido de la exdirigente Suu Kyi. Sin embargo, un grupo militar rechazó los resultados, dio un golpe de Estado, arrestó a la veterana política e instauró una junta. Desde entonces, ha llevado a cabo una sangrienta represión contra sus opositores, con más de 2.000 civiles muertos y más de 15.000 detenidos desde el golpe de Estado, según diversas ONG locales.

También se enfrenta a acusaciones de genocidio contra los rohingya. En 2017, más de 740.000 miembros de esta minoría musulmana se refugiaron en campamentos improvisados en Bangladés para huir de los abusos de los militares. Un episodio que también salpicó por inacción la imagen de Suu Kyi -ganadora de un premio nobel de la Paz-, que era la líder 'de facto' del país en aquel entonces.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios