El Líder Supremo de Irán, Alí Jamenei, en una imagen de archivo. / afp

Jamenei rompe su silencio para acusar a EE UU e Israel de las protestas en Irán

El Líder Supremo califica de «disturbios» las manifestaciones por el «accidente» que causó la muerte de Mahsa Amini y denuncia un intento de Washington y Tel Aviv de «desestabilizar» el país

MIKEL AYESTARAN Corresponsal. Estambul

El Líder Supremo de Irán rompió su silencio para acusar a EE UU y al «régimen sionista ocupante», forma de referirse a Israel, de ser los máximos responsables de la oleada de protestas más grave que sufre el país desde 2019. Las manifestaciones son «disturbios» para Alí Jamenei y la muerte de la joven kurda Mahsa Amini a manos de la Policía de la moral, «un accidente». El religioso de 83 años no hizo autocrítica y se limitó a repetir el mensaje que ya emitió en anteriores protestas para decir que «esta inseguridad es diseño de EE UU y del régimen sionista ocupante y algunos iraníes traidores en el extranjero que les ayudan».

La aparición acalla los rumores sobre su delicado estado de salud y aclara dudas sobre la posición del régimen respecto a la petición de abolir el velo obligatorio. Amini falleció el 16 de septiembre y desde entonces las marchas se suceden en todo el país, con especial violencia en las regiones fronterizas del Kurdistán y Sistán-Baluchistán. No hay cifras oficiales de muertos, heridos y detenidos, pero grupos de derechos humanos elevan los fallecidos a más de cien.

Jamenei cerró filas en torno a sus fuerzas de seguridad y dijo que EE UU e israelíes «si no hubieran tenido la joven muerta, habrían inventado otra excusa para crear inseguridad y desencadenar disturbios». Para el Guía Supremo no se trata de la lucha contra el velo, sino de desestabilizar el país. «El problema es la independencia, la resiliencia, el fortalecimiento y el poder del Irán islámico», piensa.

Decenas de detenidos

En su alocución tuvo también tiempo para referirse a las personalidades del mundo del deporte y la cultura que han apoyado las revueltas: «No merece la pena prestarles atención». Sin embargo, hay al menos dos futbolistas y un famoso cantante detenidos, además de decenas de periodistas locales por cubrir las movilizaciones.

Las calles no ceden y los últimos focos importantes de movilizaciones son las universidades como la de Sharif, una de las más prestigiosas de Teherán. Los choques con las fuerzas de seguridad dejaron decenas detenidos en el campus.