Los trabajadores del diario honkonés 'Apple Daily' despiden al rotativo tras ser informados de su cierre.

Los ataques de China fuerzan el cierre del diario 'Apple Daily'

El rotativo prodemocracia hongkonés pone fin este jueves a 26 años de historia al verse maniatado por la censura de Pekín y con sus activos congelados

IVIA UGALDE

Tras un año tormentoso en el que ha sido dos veces allanada su redacción, encarcelado su propietario, detenidos cinco de sus directivos y congelados sus activos, el diario prodemocracia hongkonés 'Apple Daily' ha sucumbido a los ataques de China. Así lo dio a conocer el miércoles en un artículo en el que admitía que este jueves será el último día en que se publique. «Gracias a todos los lectores, suscriptores y clientes publicitarios por 26 años de inmenso amor y apoyo. Aquí nos despedimos, cuídense», anunció en lo que muchos interpretaron como el principio del fin de la libertad de prensa en la excolonia británica.

El adiós del 'Apple Daily', el periódico hongkonés más crítico con Pekín, leído por la disidencia y una diáspora china más liberal, causó una profunda conmoción. No solo por el futuro que le depara ahora al millar de empleados que quedan sin trabajo sino por el oscuro futuro que le aguarda a otros medios que denuncian la falta de libertades y las violaciones de derechos humanos, sobre todo desde que el gigante asiático aprobó el año pasado la polémica Ley de Seguridad Nacional.

Medios internacionales presentes en Hong Kong comienzan ya a replantearse su presencia en este centro financiero mundial tras lo ocurrido. No en vano, el último y definitivo golpe asestado al 'Apple Daily' la semana pasada, cuando fue intervenido por 500 agentes, se perpetró por el mero hecho de que varios artículos de opinión defendían la imposición de sanciones a China. Este miércoles, como una demostración más de la censura existente, la Policía arrestó a Yeung Ching-kee, uno de los principales columnistas del periódico.

El 'Apple Daily', eso sí, se despedirá por la puerta grande. Sus trabajadores planean imprimir un millón de ejemplares , una cifra asombrosa dado que Hong Kong cuenta con 7,5 millones de habitantes. Será su forma de desafiar por última vez al régimen chino, después de que el 17 de junio, las autoridades congelaran sus activos en virtud de la Ley de Seguridad Nacional. A raíz de ello, el medio afirmó que no podía pagar a su plantilla ni a sus proveedores. Anunciantes y particulares quisieron contribuir pero no pudieron transferir dinero a las cuentas del rotativo.

«Cuando escribir puede llevarte a cadena perpetua, estás siendo censurado. 'Apple Daily' no será el último», advirtió a AFP Sharron Fast, profesor de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Hong Kong. La UE, por su parte, denunció que el cierre «socava gravemente» la libertad de prensa en la excolonia británica mientras que el ministro de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Dominic Raab, calificó de «escalofriante» su desaparición.