Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 27 de mayo
Una escalada de tensión con amenazas de muerte, vandalismo e intentos de atentado

Una escalada de tensión con amenazas de muerte, vandalismo e intentos de atentado

Las similitudes entre Bolsonaro y Trump en su actitud ante la derrota electoral hacían previsible que algo así ocurriese

luis lópez

Domingo, 8 de enero 2023, 21:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Que se haya llegado hasta este punto no es ninguna sorpresa. La polarización en Brasil ya antes de las elecciones, que celebraron su segunda vuelta el 30 de octubre, era enorme. Pocos días antes de acudir a las urnas la Policía investigaba amenazas de muerte contra Lula. Era solo una muestra de hasta qué punto los ánimos estaban disparados, y un anticipo de lo que llegaría.

No ayudó Bolsonaro a tranquilizar las cosas. Tras conocer los resultados definitivos, el líder ultraderechista se negó a admitir su derrota e incluso a principios de noviembre llamó a sus seguidores a «no renunciar», al grito de «¡Dios al mando!». Enardecidos por las proclamas, sus simpatizantes cortaron carreteras provocando un colapso en el país. En este caso el expresidente sí intervino para pedir calma ante los daños económicos que el bloqueo estaba provocando.

Pero no fue aquello una llamada a la calma duradera. A mediados de noviembre fue el propio ejército brasileño el que alimentó las sospechas de fraude en las elecciones apuntando la «inconsistencia de las urnas electrónicas». Con semejante caldo de cultivo, alimentado por los silencios un día, y las arengas otro del propio Bolsonaro, el 13 de diciembre, en la ceremonia de entrega del diploma que acreditaba a Lula como presidente electo, hubo actos de vandalismo y la tensión subió varios grados.

Se percibió muy bien a finales de diciembre, cuando todo se estaba preparando para la toma de posesión del nuevo presidente. Brasil contenía el aliento ante un posible atentado que no era ningún disparate temer: pocos días antes se había detenido a un simpatizante de extrema derecha por intentar detonar una bomba cerca de la capital federal.

Con estos antecedentes, y las muchas analogías entre el proceder de Bolsonaro con las del expresidente norteamericano Donald Trump, resulta ahora poco sorprendente que en Brasilia haya ocurrido un calco de lo que sucedido en el Capitolio hace casi exactamente dos años, porque aquello ocurrió el 6 de enero de 2021.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios