Un policía ayuda a cruzar a un niño en una zona de destrozos en Las Tejerías. / efe

Un deslizamiento de tierras deja 37 muertos y medio centenar de desaparecidos en Venezuela

Equipos de rescate y voluntarios trabajan sin descanso desde el sábado en la localidad de Las Tejerías, en el centro norte del país

I. UGALDE

Brigadas de rescate seguían este lunes con la búsqueda de medio centenar de desaparecidos bajo el lodazal de un deslave que arrasó un pueblo del centro norte de Venezuela y dejó al menos 37 muertos. El panorama es desolador en Las Tejerías, Estado de Aragua, ubicado a 52 km de Caracas, y golpeado el sábado por este deslizamiento que se produce en medio de las fuertes lluvias que afectan el país.

«Se vino demasiado rápido, no dio tiempo a nada», afirmó Carlos Camejo, de 60 años. «El pueblo se perdió, se perdió Las Tejerías», expresó Carmen Meléndez, de 55 años, que esperaba noticias de Margot Silva, una familiar que reportaron como desaparecida. Los vecinos apoyan desesperados los rescates, junto con las autoridades, usando picos, palas o lo que encuentran, constató la AFP. Las labores prosiguen incluso durante la noche, con luces, perros y drones.

Varios metros de lodo arrasaron casas y negocios en esta localidad bordeada por montañas donde residen unas 54.000 personas. Montones de árboles gigantescos fueron arrastrados hasta las calles en el peor deslave registrado este año en Venezuela, que ha vivido picos de lluvias históricos. La crecida del río, de hasta seis metros en las estructuras más cercanas al cauce, también arrastró automóviles, partes de viviendas y las antenas telefónicas. Tampoco hay electricidad.

«Estamos trabajando para garantizar que podamos encontrar a las personas que aún permanecen desaparecidas, esa es nuestra tarea principal ahorita y debemos enfocarnos allí», expresó el ministro de Interior, Remigio Ceballos, en un mensaje publicado en redes sociales. «Apenas esto comienza», añadió.

El último balance oficial, ofrecido por el Gobierno, es de 37 muertos y 52 desaparecidos. Otras 13 personas perdieron la vida en diferentes regiones del país también como consecuencia de esta atípica temporada de lluvias. El presidente, Nicolás Maduro, decretó tres días de duelo nacional por las víctimas. Entretanto, dos estadios de béisbol, los más grandes de Maracay y Caracas, han sido habilitados como refugios para los damnificados.