Un camión volcado tras el paso de la tormenta Ana en el sur de África. / REUTERS

Una tormenta deja al menos 88 muertos en el sur de África

Decenas de miles de personas han perdido sus hogares debido a las intensas inundaciones en Madagascar, Malaui y Mozambique

R. C.

La tormenta Ana ha dejado por el momento 88 víctimas mortales en el sur de África tras barrer Madagascar, Mozambique y Malaui con inusual potencia, Aunque todavía es pronto para hacer un balance, dado que hay multitud de zonas anegadas y aisladas por las inundaciones, las autoridades de los tres países informaron ayer de miles de afectados y desplazados y daban por hecho que el balance todavía empeorará. Entre los tres territorios la cifra inicial de damnificados supera las 200.000 personas, de las cuales más de la mitad habrían perdido sus hogares.

La tormenta entró hace unos días por la isla de Madagascar después de formarse en el océano Índico. Tras golpear con todo su ímpetu en este territorio la devastación continuó por los otros dos con una intensidad suficiente para desencadenar inundaciones, destrozar carreteras, casas y escuelas y provocar desprendimientos de terreno.

El carácter torrencial de las lluvia hizo que el nivel de agua ascendiera en numerosos enclaves destruyendo líneas eléctricas y generadores por lo que buena parte de los tres países llevan desde el jueces a oscuras.

Los gobiernos y las organizaciones humanitarias consideran que la prioridad ahora es abrirse camino y poder trasladar aguapotable y alimentos a una población que se ha quedado sin el escaso sustento del que vivían. Mientras, una nueva tormenta tropical se está formando en el océano Índico y posiblemente llegue a mediados de la semana próxima isla Mauricio.