Imagen de dispositivo desplegado en Mauritania

Arrestan a 30 senegaleses en Mauritania que pensaban venir a las islas

Los detenidos serán sometidos a un examen médico e interrogados por la policía antes de ser deportados a su país

EFE Nuakchot

La Gendarmería de Mauritania interceptó ayer lunes a unos 30 migrantes clandestinos senegaleses que habían entrado ilegalmente al país y tenían pensado viajar hacia España, informó hoy a Efe una fuente de seguridad mauritana.

El grupo, que incluye a «una gran parte» de mujeres con sus bebés, fue arrestado cuando intentaba llegar a la localidad de Rosso (200 kilómetros al sur de Nuakchot) después de haber cruzado la frontera hacia Mauritania de manera irregular.

La fuente añadió, citando declaraciones de uno de los detenidos, que el grupo pretendía trasladarse a Nuakchot con el objetivo último de emigrar hacia las islas Canarias.

Los detenidos serán sometidos a un examen médico e interrogados por la policía antes de ser deportados a su país.

Teóricamente, la frontera entre Mauritania y Senegal está cerrada por el coronavirus, pero los viajeros siguen pasando con autorizaciones especiales, lo que dificulta su control, especialmente en el paso terrestre de Diama.

Las detenciones de los inmigrantes ilegales en Mauritania se suelen realizar cuando intentan salir del país hacia España por mar desde Nuakchot o Nuadibú, en el extremo norte del país.

Estos emigrantes logran fácilmente, en la mayoría de los casos, infiltrarse en Mauritania desde Senegal y Malí.

El número de extranjeros basados en Nuakchot se estima en casi 90.000 y poco más de 20.000 en Nuadibú, según estadísticas recientes del ministerio mauritano del Interior.

Estos extranjeros son de África Occidental, principalmente Senegal, Mali, Gambia, Guinea, Costa de Marfil y, en menor medida Nigeria y Sierra Leona.