Víctor Batista: “Los Gofiones hace música de Canarias para el Mundo”

18/04/2012

Víctor Batista, director del grupo Los Gofiones, disecciona lo que será su nuevo espectáculo que presentan en el teatro Guiniguada titulado Zafra.

Los Gofiones se encierra en el Teatro Guiniguada hasta el domingo, día 22, para mantener un bis a bis con el público desde otro concepto que nunca antes había experimentado como grupo.

En efecto, modificamos el formato que llevamos empleando desde hace más de cuarenta años en Zafra. La nueva disposición del grupo y el repertorio del programa son quizás los dos elementos alrededor de los que pivota la novedad de este nuevo espectáculo diseñado para salas y auditorios. Somos un grupo inquieto y se trataba de investigar un nuevo formato vinculando la novedad a lo de siempre, porque el público no debe entender que presenciará una cosa diametralmente opuesta a lo que veníamos haciendo antes.

Los grupos de música popular de Canarias no suelen explotar con mucha frecuencia los teatros y auditorios para presentar montajes como Zafra.

La propia fortaleza de la música popular y el folclore, la alegría que caracteriza a la mayor parte del repertorio de nuestro cancionero y la singularidad de su expresión ligada a los acontecimientos festivos, ha incidido históricamente en que su desarrollo y difusión haya tenido lugar en recintos abiertos o espacios comunes al aire libre como las plazas públicas. La congregación a la fiesta pocas veces se plantea desde un teatro. El folclore fue siempre un producto conceptuado para las grandes plazas y los grupos hemos desechado durante muchos años la posibilidad de plantear producciones cuidadas y pensadas para espacios cerrados como auditorios o teatros. Afortunadamente en las últimas décadas esa inercia se ha modificado también porque la calidad de los músicos, solistas, escenógrafos, técnicos, creadores, etcétera, ha aumentado considerablemente. Hemos mirado hacia otras disciplinas artísticas para añadir y conjugar sus recursos y posibilidades con los de la música popular como vehículo. Lo que quizás haga falta ahora son nuevos mensajes.

¿Por qué lo de Zafra?

La música popular retorna en muchas ocasiones a las raíces, a lo etnográfico. Zafra es un término que posee mucha sonoridad y musicalidad, pero también un significado cohesionador de la colectividad. En el sureste de Gran Canaria, durante la zafra se generaron muchas agrupaciones musicales esporádicas y parrandas en las que podían contemplarse los repertorios de distintos estilos familiares característicos de cantadores y tocadores de distintas zonas de la Isla.

¿Cómo entiende Los Gofiones el concepto de la fusión?

Existen mucha obsesión por la fusión. Los Gofiones seguirá trabajando un producto local, haciendo música de Canarias para el Mundo y contemplando nuestras raíces más inmediatas.

A pesar de los 44 años de existencia del grupo, Gofiones no suele obsesionarse por su producción discográfica.

Siempre nos ha llevado tiempo trabajar un disco. El último, Estameña, tiene tras de sí 500 horas de grabación y casi dos años de trabajo en estudio.  Los Gofiones graba cuando quiere y lo que quiere, de la manera que quiere y en el momento que quiere y con quien quiere. Todos nuestros temas tienen su pequeña historia y su razonada existencia. No nos estresa el tema de las producciones discográficas. Nunca se dirá de nosotros que invadimos el mercado con producciones de trámite. Hace cuatro años que planteamos el disco en que estamos trabajando ahora, en el que abordaremos la riqueza de la décima en el mundo latino. Tenemos una preselección de temas en la que hemos contado con la colaboración de Yeray Rodríguez.

Cuentan en Zafra con la voz de la cantante cubana Narmis Hernández

Buscábamos una solista para unos temas cubanos cuyas condiciones vocales se adecuaran a las exigencias del grupo. Narmis es la primera vez que trabaja con el grupo, pero se adaptaba al perfil que deseábamos. 

Corren malos tiempos para la Cultura y, por supuesto, también para la música.

Las crisis cíclicas sirven para renovarnos, pero sin las prisas y urgencias que les cuesta a otros grupos porque el escenario o la grabación de un disco les supone un importante modo de supervivencia y continuidad. Ninguno de los miembros de Los Gofiones vive de lo que rentan las actuaciones y producciones del grupo. Nadie cobra ni nadie tiene funciones remuneradas. Paradójicamente las crisis para nosotros siempre han supuesto temporadas de mucha actividad. Cuando hay poco dinero se suele apostar por productos de calidad, y nosotros somos un referente porque nos siguen llamando. No nos va mal, aunque las actuaciones se han reducido. Hemos hecho de la calidad un identificativo de nuestro propio producto. 

¿Qué valoración hace del folclore que se realiza en Canarias y cuál podría ser su función en la sociedad moderna?

En ningún lugar del Estado español se consume tanta música popular como en Canarias. Sólo la Federación de grupos folclóricos tiene más de 100 agrupaciones censadas. El folclore es una fortaleza, y grupos como Taburiente, Mestisay o Los Granjeros han contribuido con sus mensajes ha enriquecer el espíritu de la sociedad canaria. Es cierto que la música popular tiene el reto pendiente de renovar sus mensajes para convertirse en la sociedad de hoy en una herramienta universal. Pedro Guerra cantaba en uno de sus temas “soy de un lugar donde el mar queda al final de cualquier calle” para concluir diciendo “soy del mundo desde aquí”. La música del mundo hecha en Canarias suena distinto, y no hablo sólo de música popular, sino de jazz, pop, rock, hip-hop u otros estilos y tendencias. En Canarias hay cantera, talento y otras maneras diferentes de ver la vida.

¿Cuál cree que es el principal activo de Los Gofiones?

Tenemos una identidad sonora desde el primer al último disco. La gente suele decir que el sonido gofión es único e inimitable. Los muchos cambios que hemos padecido nunca han estado al servicio de modas o estrategias comerciales; por eso nos avala una continuidad de cuatro décadas de existencia. Somos fruto de un producto homogéneo identificable.

44 años de existencia, casi cuarenta miembros… menuda familia

Los Gofiones está integrado por 39 compañeros. Hay dos históricos desde su fundación en 1968: Perico Lino y Sergio García Beltrán. Hay otros muchos que llevan más de treinta años en el grupo. Hay desde universitarios a arquitectos, pasando por funcionarios y trabajadores de las más diversas profesiones. Hay miembros que son gofiones desde la cuna, porque sus padres lo fueron y ellos han crecido escuchando la música del grupo hasta que pudieron formar parte de él. Somos una gran familia.

De ustedes se decía hace años que eran los aristócratas del folclore de Canarias.

En el inicio del grupo se nos tachó de clasistas y aristócratas de la música popular. Se decía que éramos los señoritos de Las Palmas de Gran Canaria y tuvimos que luchar al principio contra esa leyenda negra. Nuestro trabajo y trayectoria está escrita en el tiempo, y el cariño que nos profesa el público de todas las generaciones es la mayor gratificación. Es lo único que nos importa.