Una hija de emigrantes canarios, candidata a Nobel de la Paz

23/06/2007

La familia canaria de la disidente cubana Martha Esther Roque busca apoyos en las Islas para que el Comité Noruego le otorgue el galardón.

Nació en Cuba, pero por sus venas corre sangre canaria. Su padre, de Santa María de Guía (Gran Canaria), y su madre, de La Gomera, se instalaron en la isla caribeña hace más de 75 años. Allí tuvieron siete hijos, entre ellos a Martha Beatriz Roque (La Habana, 1945), nominada al premio Nobel de la Paz 2007.

Su familia en Canarias, comandada por una prima hermana suya, María Luz Roque Álvarez, se ha puesto en marcha para recabar apoyos en pro de ese premio. La disidente cubana, economista, fundadora del Instituto de Economistas Independientes de Cuba y una de las principales artífices de la Asamblea para Promover la Sociedad Civil, recibió la noticia de su nominación de manos de un grupo de parlamentarios franceses. Junto a ella, otros 130 candidatos al galardón -las Damas de Blanco, esposas, madres y familiares de prisioneros políticos o de conciencia que ya recibieron el Premio Sajarov del Parlamento Europeo.

contacto. María Luz Roque siempre había oído las historias de su tía, que también se llamaba Beatriz, con interés. Esta le contaba que tenía un hermano -Francisco Roque- que emigró a Cuba, junto a su mujer -Dolores Cabello-. Que allí se habían asentado y que les cogió la revolución castrista. Después de tener siete hijos, cuatro mujeres y tres varones, estos últimos ya desaparecidos, recibieron la visita de esta tía, la única de la familia Roque que mantuvo contacto. A su regreso a Canarias contó las penurias de la familia. En especial de una de sus sobrinas, Martha Beatriz, una brillante economista a la que se le ocurrió luchar por la libertad.

Hace seis meses María Luz vio en internet la noticia de la liberación de Martha Beatriz Roque. La disidente cubana, gracias a la presión internacional, había sido puesta en libertad aunque pesaba sobre ella una pena de muerte. Martha Beatriz pertenece al llamado grupo de los 75, todos varones, excepto ella. Personas que durante la primavera negra cubana, en 2003, fueron encarceladas como prisioneros de conciencia por Gobierno de Castro. Fue entonces cuando María Luz se dio cuenta del parecido físico de Martha Beatriz con su familia, la coincidencia del nombre... Tuvo la certeza de que ésta debía ser la prima de la que hablaba su tía. Tras varios avatares logró contactar con ella y confirmó sus sospechas. La familia volvía a encontrarse.

Poco después conoció la nominación de su prima al Nobel de la Paz. Desde entonces todos sus esfuerzos se dirigen a lograr captar el máximo número de apoyos posible para la causa. Cualquiera que pueda hacer algo es bienvenido. Inglés para traducir, informáticos para hacer una página web, abrir una agenda de contactos con autoridades españolas -ya ha escrito al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero-.... «Mucha gente me dice que Martha Beatriz tiene muchas posibilidades de lograr el Nobel», afirma María Luz Roque, «ha trabajado poniendo en riesgo su vida, se está jugando la vida», de hecho, añade, «yo no he viajado a Cuba porque ella teme por mí». Las tres hermanas que le quedan con vida a la candidata al galardón noruego viven en Miami, una incluso, se acogió a la nacionalidad española «para escapar», explica María Luz Roque.

Un día en una de las conversaciones por e-mail -siempre hay métodos ingeniosos para evitar los controles- «le pregunté cuál era el límite de su lucha... me respondió: la muerte». El objetivo de María Luz Roque es que «Canarias sepa que ella existe, que ella es canaria y se enfrenta al régimen cubano. Que nos sintamos orgullosos de su labor», por eso, continúa, «busco el apoyo del pueblo canario», que la apoyen «desde Miami, desde Francia y especialmente desde Canarias, desde España».