Una aurora boreal nunca vista

13/03/2017
ETIQUETAS:

Las auroras boreales se suelen grabar desde el suelo, desde un avión, a unos 10.000 metros de altitud, o desde la Estación Espacial Internacional, pero hasta ahora nadie ha captado su imagen a menos de 60 kilómetros, el punto kilométrico más cercano a este fenómeno atmosférico. Este es el reto que se ha marcado un realizador, un físico y un experto en vuelos estratosféricos.

Entrar en una aurora boreal es imposible, porque las radiaciones cósmicas acabarían con cualquier equipo, pero el realizador audiovisual canario Chedey Reyes, el físico y científico Javier Cacho y el experto en vuelos estratosférico Fernando Ortuño van a intentar grabar este fenómeno atmosférico desde la distancia más cercana posible, a menos de 60 kilómetros de donde se produce. Reyes y Ortuño parten este lunes hacia Finlandia. Allí los espera ya Javier Cacho y durante esta semana harán las grabaciones.

Si logran el reto que se han marcado, será la primera vez que se capte tan de cerca (a 30 kilómetros) el punto donde el viento solar choca con el campo magnético de la Tierra (entre 90 y 400 kilómetros de altitud) y donde se generan esas inmensas cortinas luminosas tan cambiantes y de tantas tonalidades.

Para llegar hasta allí, Reyes, Ortuño y Cacho lanzarán dos veces desde el lago Inari, el más grande de Laponia, un globo atmosférico hasta la estratosfera. El globo, que estará monitorizado en tiempo real, irá dotado de una cámara que graba en 360 grados, ofreciendo una visión periférica. Las imágenes simulan así las que vería una persona que estuviese mirando la escena.

Into the aurora (Dentro de la aurora), que así se llama el proyecto, es una idea original de Fernando Ortuño, experto lanzador de globos atmosféricos y también de satélites, al frente del proyecto Daedalus, donde trabajó directamente con la NASA.

La idea de Ortuño enseguida captó la atención de Chedey Reyes, que se entusiasmó con sólo imaginar lo que sería captar una aurora boreal desde tan cerca. En la aventura también está involucrado el físico Javier Cacho, que, ya retirado, organiza viajes turísticos para ver auroras boreales. Cacho fue miembro de la primera expedición científica española a la Antártida en 1986 y posteriormente jefe de la Base Antártica Española Juan Carlos I.

Llevan un año preparando el proyecto, tanto desde el punto de vista técnico, «con unos recursos muy limitados», explica Reyes, como de difusión posterior de las imágenes que obtengan en los lanzamientos que harán del globo.

Desde la estratosfera, dice Reyes, «el horizonte es casi infinito», con lo que espera que las imágenes que obtenga de las auroras boreales sean «realmente espectaculares».

Varias cadenas de televisión especializadas en documentales están ya interesadas en el producto audiovisual que elaboren con las imágenes que capten y esperan, gracias a esa difusión, poder llevar a cabo en el futuro un proyecto de mayores dimensiones y más recursos.

Into the aurora es posible gracias a Jugoplastika, de la que Chedey Reyes es CEO y productor; la Fábrica de la imagen, productora tinerfeña encargada de la grabación en Finlandia; y al patrocinador principal, GF Hoteles, primera cadena hotelera canaria dentro del Pacto Mundial por la Sostenibilidad.