UNAHORAMENOS CUMPLE 15 AÑOS

Una adolescente con futuro

11/08/2014

Que una productora cultural y privada cumpla 15 años de vida en Canarias es casi una heroicidad. También lo es que tenga ambiciosos planes de futuro. Y que, en estos días, acabe de contratar a tiempo completo a una nueva empleada, dentro de un sector devastado por la crisis, ya entra dentro del campo de los milagros. Presentamos a Unahoramenos Producciones.

El público sabe lo que ofrecemos. Creo que mantenemos siempre un estándar alto de calidad, tanto en los proyectos que ofrecemos como en los espacios que gestionamos», explica Mario Vega, máximo responsable de Unahoramenos Producciones, cuando se le cuestiona sobre los pilares que sustentan los 15 años de vida de esta empresa cultural.
A día de hoy, la empresa, que dispone de una sede de 300 metros cuadrados en Carrizal de Ingenio, cuenta con siete trabajadores a tiempo completo. «Contamos con muchos más a los que contratamos según las necesidades de los distintos proyectos.

Por ejemplo, en El crimen de la perra Chona trabajaron en total unas 180 personas. Hace unos días acabamos de contratar a una trabajadora a tiempo completo», puntualiza Mario Vega.

En la actualidad, la actividad de Unahoramenos tiene dos vertientes. Por un lado, se encuentra la gestión de dos espacios escénicos, el Auditorio de Teror y el Teatro Colón de A Coruña. Del primero, Vega  asegura que poco a poco, gracias a una programación «semanal y estable», se está fidelizando al público y creando «sinergias» en el municipio.

«El público se queja, aplaude, pide, sugiere...vamos a estar presente en las fiestas del Pino y con una programación ya definida hasta Navidad. La implicación de la concejala de Cultura, Sabina Estévez, ha sido clave», explica.
Unahoramenos se hizo con la gestión del teatro Colón de A Coruña, tras ganar un concurso público. Lleva sus riendas durante cinco años y con la posibilidad de prorrogar otros cinco más. «Ahora estamos en el segundo año. Ha sido difícil, porque el primer año las pérdidas fueron de 200.000 euros. Pero la situación se ha encaminado. El trabajo allí del grancanario Juan Valentín Rodríguez es brutal, increíble», asegura.

«Llevamos pocos grupos, pero el nivel de exigencia es alto», comenta sobre el trabajo que realizan con Los Gofiones, con el grupo Vocal Siete –«se ha renovado en parte y ahora tendrá una visión más internacional»–, con el nuevo proyecto Alegransa –«tendrá vocación internacional–», y desde hace unas semanas con la Gran Canaria Big Band.

Bajo el nombre de Producciones del mar arrancó esta compañía en 1999. Hace cinco años pasó a denominarse Unahoramenos Producciones. El primer montaje fue una versión de Pareja abierta, de Dario Fo y Franca Rame, dentro del extinto Festival de Otoño de la capital grancanaria, celebrado en el año 2000, en el teatro Pérez Galdós.

Quince años en la brecha –y algunos más a bordo de la compañía La República– permiten a Mario Vega tener la capacidad de ofrecer un diagnóstico bien cimentado sobre la situación actual de las artes escénicas y musicales en el Archipiélago. «La situación está peor que nunca», espeta sin pensárselo dos veces.

La crisis económica ha transformado el panorama cultural profesional. Los recortes han reducido a la mínima expresión los programas públicos y las ayudas. Y como alternativa, poco o nada. «Hacía falta un cambio, pero lo que no se puede permitir es que se acabe con un modelo y no se ofrezca una alternativa», explica con rabia.

«El adiós a las ayudas a la producción en las artes escénicas ha sido un varapalo terrible. En parte, puede parecer que se compensa con el circuito regional. Pero el apoyo a la producción es clave para la creación. No vale sólo con ayudar a la exhibición», añade.