Un nobel para Stephen Hawking

28/06/2016

Anthony McCarten, el guionista de La Teoría del Todo, pidió ayer para Stephen Hawking lo que muchos de los intervinientes en la primera sesión del festival Starmus, entre ellos varios premios Nobel, estaban pensando: «Que el comité de Estocolmo que se espabile y haga lo que tiene que hacer» para conceder ya un Nobel al científico británico.

Stephen Hawking estaba ayer en primera fila, la pantalla del ordenador que lleva adosado a su silla de ruedas resplandecía en medio del oscuro universo en el que se transformó el salón de actos por el que desde ayer desfilan los premios Nobel, físicos, astronautas, economistas o divulgadores invitados al festival Starmus. Y el científico británico acaparó los flashes y buena parte de los múltiples aplausos que los asistentes al evento regalaron a los intervinientes; el más sonoro el que le dieron después de que el escritor neozelandés Anthony McCarten alabara su figura y pidiera al «comité de Estocolmo que se espabile y haga lo que tiene que hacer». No hizo falta que dijera qué porque todo el mundo lo dedujo: que se le conceda ya el Nobel.

McCarten conoció a Hawing a propósito de la película sobre su vida La Teoría del Todo, del que es guionista, y aseguró que fue un premio: «Si entras en su estrella te toca», aseguró y pidió «que se diga con orgullo ‘yo fui su coetáneo’».

Esta tercera edición del Starmus se plantea como un tributo al científico británico, «el hombre más fuerte de este planeta», dijo su director Garik Israelian, al tiempo que reveló que fue Hawking quien lo inspiró a él y al Starmus.

Guiados por el divulgador Jim Al-Khalili, flamante merecedor de una de las primeras medalla Stepehn Hawking de la Ciencia, que se entregan el viernes, el premio Nobel de Física Adam Riess explicó sus mediciones del universo y dijo que si los cálculos no fallan en «9,8 millones de años el universo habrá duplicado su tamaño»; el físico Brian Greene habló de la posiblidad de que haya múltipes universos y dejó al público con la boca abierta al plantear que la rápida expansión del universo aleja las galaxias hasta tal punto que quienes lo observen en un futuro lejano se pueden encontrar con que es negro; y, entre otros, el profesor del departamento de ciencias planetarias de la Universidad de Arizona Alfred McEwen habló de la vida en Marte y dijo que si la hay «probablemente» sea poca, aislada y esté bajo tierra.