Un galardón merecido "por justicia"

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO

El galardón de Juan Hidalgo es el segundo Premio Nacional de Artes Plásticas consecutivo para un artista grancanario tras el logrado el año pasado por Concha Jerez y el tercero en la historia de los premios que reconoce el arte isleño, con el que recibió Martín Chirino en 1980.

Precisamente Jerez , que formó parte del jurado por ser la ganadora en 2015, se mostró ayer encantada de que en esta edición el premiado fuera Juan Hidalgo. «Ha sido estupendo. Estamos encantados de que por fin recayera en Juan. Fue por unanimidad. Ha sido una injusticia que no se le haya dado hasta ahora. Se lo merecía, tanto este Premio Nacional como el Velázquez. Juan ha abierto brechas en todos los sentidos y ha contribuido al arte influyendo en un montón de gente que ha aprendido de él», afirmó.

Justicia fue también la palabra que utilizó la galerista Saro León. «Estoy feliz porque por fin ya se hizo justicia. Ya era hora de que se lo dieran. Está más que merecido».

Por su parte, el escultor Leopoldo Emperador, presidente de la Asociación Islas Canarias de Artistas Visuales (AICAV), Leopoldo Emperador, afirmó ayer que Juan Hidalgo «ha sido un referente, sobre todo para los artistas emergentes, Un pionero del arte en España. Un premio así lo estaba necesitando porque esta tierra es muy cainita. Es un premio merecido», añadió.

El profesor, artista y comisario José Antonio Sarmiento, impulsor de la muestra que el Museo Reina Sofía dedicó al movimiento ZAJ en 1996, se mostró satisfecho por el cambio en estos premios. «En los últimos años ha cambiado la tendencia y el de artes plásticas se está dando a artistas más bien considerado marginales». Esto, para él, un experto en este área, es un avance. «Este premio para Juan Hidalgo está más que merecido. Empezó en la música, hizo música acción, performance, fue precursor del happenig en España, de los libros de artista... Pero en los años 60 su obra no mereció la más mínima atención por parte de la crítica española o las instituciones culturales y terminó marchándose España. Se le perdió el rastro. Mientras hacía su trabajo en Italia en España dejó de existir. Cuando montamos la exposición en el Reina Sofía se empezó de nuevo a hablar de ZAJ. Durante el franquismo este era un país pacato pero había un movimiento de vanguardia, pero la exposición en el Reina Sofía fue un antes y un después.

La consejera canaria de Cultura, Mariate Lorenzo, celebró ayer el galardón y recordó que, precisamente, el Festival de Música de 2017 tiene programado un homenaje a Hidalgo.