Montañismo: Expedición Ralons Sport Gran Canaria

Thaïs: "La experiencia está siendo muy dura"

ETIQUETAS:

— ¿Qué conclusiones saca hasta ahora de la montaña?
— Está siendo muy duro tanto física como mentalmente. El entrenamiento de aclimatación a la altura en el Gran Paradiso (4.061 metros) fue muy complicada. Tras seis horas de ascensión las piernas no respondían y las molestias de la espalda me frenaron. Traté de abstraerme mentalmente como cuando estaba en sincronizada y pensar en otras cosas para que la cabeza no me fallara. Soy bastante miedosa y fui con mucho cuidado, primero por las rocas y luego por pendientes de nieve muy inclinadas. Era frustrante no poder ir más rápido.
— ¿Por qué no pudo hacer cima?
—Fue duro tomar la decisión a 200 metros de la cima. Pero esto no es solo deporte, también te juegas la vida en la montaña y lo importante es volver al inicio en buenas condiciones. Confío en la profesionalidad del equipo de Javi Cruz, pero también tienes inseguridad y si seguía no me veía con garantías de descender bien en aquellas difíciles condiciones. Tenía que guardar energía para bajar porque las piernas me empezaban a fallar porque no estoy acostumbrada a trabajar los mismos músculos. A pesar de todo estoy muy orgullosa de haber llegado a los 3.800 metros en mi primera experiencia en la alta montaña. Jamás pensé que podría llegar a esa altura.
— ¿Ha pasado miedo?
— No tengo instinto suicida y veía que todo estaba controlado por el equipo. Me gusta probar retos nuevos, pero trato de ser coherente y parar cuando estoy en peligro. Es cierto que ya no tengo vértigo como antes, no pienso a la altura en la que estamos. Y veo que si fuese sola en la montaña no lo haría. Sé que voy bien segura, pero también que estamos en un medio natural hostil y cambiante.
— ¿El sufrimiento de la montaña se asemeja al de la piscina?
— Es diferente. En la piscina pasaba muchas horas, estaba cansada, pero estaba bien. Es un cansancio que conozco, no me suelo quejar habitualmente. Lo he aprendido en el deporte de alto rendimiento, no hay excusas. Odio decir que estoy cansada como me ha sucedido en la montaña. Me costó un poco comprender que en el montañismo tienes que medir las fuerzas y decir en cada momento cómo te encuentras. En la piscina tienes que luchar para llegar la primera, aquí lo importante es llegar. Ir tan lento en la montaña agobia y muchas veces no encuentras el sentido a ascender. La experiencia es muy dura mentalmente, tienes que tener mucha motivación.
— ¿Qué está ganando en Los Alpes?
— Sabía que iba a ser duro. Ratifica que si quieres alcanzar algo tienes que esforzarte mucho para lograrlo. Los éxitos, alcanzar las cimas, no lo regala nadie. Que tienes que estar perfectamente preparado tanto mental como sicológicamente. El físico y el talento es importante, pero la cabeza es trascendental para sufrir. En el montañismo el hombre desafía a la naturaleza y hay que ser valiente.
—¿Ha explorado una parte desconocida suya?
— Siempre he sido muy fuerte, pero he aprendido que hay límites que solo están en tu mente. Jamás me hubiese planteado una larga jornada ascendiendo una montaña. Es muy duro. Creía que no fuera capaz de hacerlo y aunque no llegue a la cima, intentarlo y estar aquí es muy importante para mí.
— Queda lo más duro. Tras días de entrenamiento y aclimatación, mañana comienza la ascensión al Mont Blanc. ¿Qué expectativas tiene?
— Lo veo muy difícil. Ha sido muy complicado hasta ahora, por lo que el Mont Blanc lo será más. Estoy a la expectativa de lo que nos vamos a encontrar. Estoy súper orgullosa  de lo que he hecho estos días, estoy tranquila pase lo que pase, y como siempre me entregaré hasta lo máximo que pueda. Lo afrontaré con cabeza y sabiendo que la ambición desmedida no lleva a ninguna parte. Soy consciente de que no es mi mundo y haré lo que pueda.
— Rendirse no está en su cabeza.
— Tengo claro que lo primero soy yo y mi cuerpo, que es el que me marca los límites en todos los retos. Ya lo maltraté para llegar a los Juegos de Londres y ahora no encuentro necesidad de sentir dolor de nuevo en la espalda. Lo voy a intentar, pero no me obsesiona llegar a la cumbre en cualquier condición. Haré todo lo que pueda.