Se descubre una Gran Mancha Fría en Júpiter

11/04/2017

Una segunda mancha característica ha sido descubierta en Júpiter, rivalizando en escala de la famosa Gran Mancha Roja del planeta y creado por las poderosas energías de las auroras polares del planeta.

Denominada como 'Gran Mancha Fría', ha sido observada como una mancha oscura localizada, de hasta 24.000 kilómetros en longitud y 12.000 en latitud, en la fina termosfera de alta altitud del gigante de gas, que es alrededor de 200K (Kelvin) más fría que la atmósfera circundante, que puede variar entre 700K (426ºC) y 1000K (726ºC).

Los resultados, obtenidos por astrónomos de la Universidad de Leicester, se han publicado este 11 de abril en 'Geophysical Research Letters'.

El profesor asociado en Astronomía Planetaria y autor principal del estudio, Tom Stallard, ha comentado que esta es "la primera vez que una característica meteorológica en la atmósfera superior de Júpiter se ha observado lejos de las auroras brillantes del planeta".

"La Gran Mancha Fría es mucho más volátil que la Gran Mancha Roja que cambia lentamente, cambiando dramáticamente en forma y tamaño durante sólo unos días y semanas, pero ha vuelto a aparecer mientras se han tenido datos para buscarla durante más de 15 años, lo que sugiere que se reforma continuamente y, en consecuencia, podría ser tan antigua como las auroras que la forman, tal vez muchos miles de años", ha explicado.

Se cree que la Gran Mancha Fría está causada por los efectos del campo magnético del planeta, con espectaculares auroras polares del planeta masivo que conducen energía a la atmósfera en forma de calor que fluye alrededor del planeta.

Esto crea una región de enfriamiento en la termosfera, la capa límite entre la atmósfera subyacente y el vacío del espacio. Aunque no se puede asegurar de qué es lo que impulsa esta característica meteorológica, un enfriamiento sostenido es muy probable que conduzca a un vórtice similar a la Gran Mancha Roja.

Los astrónomos utilizaron el instrumento CRIRES en el Very Large Telescope (VLT) para observar las emisiones espectrales de H3+, un ion de hidrógeno presente en grandes cantidades en la atmósfera de Júpiter, que permitió a los científicos hacer un mapa de la temperatura y densidad media de la atmósfera del planeta. A continuación, utilizaron imágenes de la emisión H3+ de la ionosfera de Júpiter tomada por el NASA InfraRed Telescope Facility entre 1995-2000 para comparar.

A través de la combinación de imágenes tomadas durante un período de tiempo, incluyendo más de 13.000 imágenes tomadas más de 40 noches por el InfraRed Telescope Facility, los astrónomos revelaron la presencia de la Gran Mancha Fría como un área de oscuridad entre el ambiente caliente de la alta atmósfera de Júpiter.

Stallard considera que lo que sorprende en Júpiter es que, "a diferencia de los sistemas meteorológicos en la Tierra, la Gran Mancha Fría se ha observado en el mismo lugar a lo largo de 15 años". "Comparable a los sistemas meteorológicos en la atmósfera inferior de Júpiter, como la Gran Mancha Roja", añade.

Según afirma el experto, las observaciones y el modelado de la atmósfera superior de la Tierra han demostrado que, a corto plazo, puede haber cambios en la temperatura y densidad de la atmósfera superior.

"Las dos principales diferencias son, en primer lugar, que las auroras de la Tierra presentan cambios dramáticos causados por la actividad del Sol, mientras que las auroras de Júpiter están dominadas por los gases de la luna volcánica Io, que son relativamente lentos y constantes, y que los flujos atmosféricos generados por la aurora pueden conducir el calor rápidamente por todo el planeta, haciendo que la atmósfera superior suene como una campana, mientras que el rápido giro de Júpiter atrapa esta energía más cerca de los polos", declara Stallard, que destaca que el descubrimiento fue "una verdadera sorpresa".

Igualmente, Stallard cree que hay indicios de que también podrían existir otras características en la atmósfera superior de Júpiter. "Nuestro siguiente paso será buscar otras características en la atmósfera superior, así como investigar la Gran Mancha Fría en más detalle", subraya.

"La nave espacial Juno está actualmente en órbita alrededor de Júpiter y las observaciones de la aurora de Júpiter y la atmósfera superior por el instrumento JIRAM que han sido remitidos hasta ahora ya proporcionan una gran cantidad de nueva información sobre el planeta --agrega--. Cuando se combina con nuestra campaña en curso de observaciones utilizando telescopios en la Tierra, esperamos obtener una comprensión mucho mejor de este sistema meteorológico en los próximos años".