Riesgo de más fugas en CC

Almudena Sánchez
ALMUDENA SÁNCHEZ

La baja de militancia en Coalición Canaria (CC) de Fernando Ríos, supone una tentación para otros de sus correligionarios que también llevan descontentos desde hace meses, algunos incluso antes de que a Fernando Clavijo se le eligiera como el candidato a la Presidencia del Gobierno.

Nadie en Coalición Canaria es capaz de asegurar que la salida de Ríos se vaya a quedar en una pérdida aislada. La incertidumbre se extiende incluso a los partidos que comparten espectro ideológico, como Nueva Canarias (NC) o el Partido Nacionalista Canario (PNC).

«A mí me consta que a día de hoy hay referentes en Coalición que están pensando también en irse, pero, si me preguntan mañana a lo mejor digo que no y pasado mañana vuelve a haberlos», señaló ayer jueves una fuente vinculada directamente con la dirección nacionalista al subrayar que, «en este momento cualquier cosa puede suceder».

Una de las incógnitas a despejar para saber si de verdad se producen más bajas o incluso fugas masivas de CC es la cita que tiene hoy Clavijo ante el juez que lo imputó. Si de ésta su candidatura sale reforzada y con ella se consolida el discurso que ha utilizado Fernando Ríos para justificar su marcha, «podría haber más gente que cogiera camino».

Entre estos sale a relucir el nombre del propio Paulino Rivero, a quien muchos colocan detrás de la decisión tomada por su comisionado.

Esta versión conspiratoria especula con que el ahora presidente de CC termine también por colgar los hábitos y desembarcar en el PNC junto a Fernando Ríos.

Para eso, el partido que preside Juan Manuel García Ramos tendría que desligarse del acuerdo que tiene firmado con CC, posibilidad que no es en absoluto descartable. Las manifestaciones que está haciendo Fernando Clavijo sobre muchos temas -petróleo, moratoria, territorio, etc- no encuentran acomodo en el PNC, y dadas las circunstancias, estos nacionalistas utilizarían las discrepancias como la cobertura que fundamentara la ruptura con Coalición.

En cualquier caso, mucho más realista es la versión que recuerda las fuertes tensiones internas que persisten en Fuerteventura y Lanzarote.

En la primera de estas islas, el secretario general y clavijista, Juan José Herrera, fichó a Sergio Lloret y con ello provocó la amenaza de más de un centenar de militantes con irse.

En Lanzarote, los problemas vienen del último congreso insular y no se han resuelto a día de hoy. De hecho, desde que Clavijo ganó la candidatura ha prometido trabajar por la unidad en las organizaciones de ambas islas, pero por ahora, sus intentos, directos e indirectos, no han fructificado.

Otro de los nombres que sigue en el alero es el del vicesecretario de Políticas Sectoriales de CC, José Luis Perestelo. Éste rechazó hacer declaraciones, pero todo indica que el malestar expresado el año pasado respecto de la organización en La Palma se mantiene dado que, por ejemplo, se ausentó de la última reunión del Comité Permanente.