Con una trayectoria deportiva sin precedentes en el olimpismo canario, y tras dos exitosas convocatorias olímpicas a sus espaldas, la nadadora de sincronizada da el salto a la montaña para afrontar un nuevo e inédito reto. Coronar el emblemático Mont Blanc, el pico más alto de Europa.

Thaïs Henríquez es todo un referente del deporte y  es miembro de pleno derecho del olimpo español. Su nombre es sinónimo de esfuerzo, compromiso y éxito rotundo tras ser una de las componentes indiscutibles del combinado español de natación sincronizada. Tras haber participado en la prueba por equipos de natación sincronizada en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008, logrando la medalla de plata y en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, donde se hizo con el bronce, la joven renunció a seguir en el equipo.

Un cambio de registro que coincide con su último esfuerzo de sus estudios universitarios en Derecho, y que lleva a la exitosa deportista a afrontar un reto inédito para ella hasta el momento. «He hecho senderismo y rutas como la del Camino de Santiago, pero nunca montañismo. Estoy muy ilusionada y motivada por probarme en un deporte diferente. Después de una larga trayectoria en la natación sincronizada asumo con respeto  y muchas ganas una aventura en una montaña icónica como el Mont Blanc», comentó poco antes de partir rumbo a su conquista.

Una ilusión que ha marcado siempre cada reto al que se ha enfrentado Thaïs y que ha superado con éxito. Ahora, ese esfuerzo y tesón lo pondrá a prueba con este exigente reto. Para ello lleva tiempo preparándose. «Soy consciente de que voy a sufrir en la montaña, pero estoy preparada mentalmente y me estoy preparando también físicamente. Mi carrera ha estado marcada por el sacrificio y el esfuerzo constante, solo así logré la recompensa de los éxitos.  No echaré de menos estar en Río, eso ya lo he vivido; después de dejar la alta competición estoy en un momento de transición en el que me motiva probar nuevas disciplinas, verme en otras circunstancias y tener nuevos objetivos deportivos», destacó la laureada deportista.

Esta nueva aventura, que sin duda marcará un antes y un después en la laureada deportista, arranca el próximo martes 16 de agosto cuando la expedición salga de Gran Canaria rumbo al techo de Europa, situado a 4.800 metros de altitud. Todo un reto que sin duda culminará con un rotundo éxito.