Fútbol: UD Las Palmas

Raúl Lizoain: "La herida del derbi está cerrada"

— Recupera la titularidad por la sanción de Barbosa en el momento más delicado de la temporada. ¿Cómo afronta el encuentro contra el Castilla?

— Con ilusión a pesar de las circunstancias. Está claro que no atravesamos la mejor racha, pero estoy convencido de que vamos a comenzar una nueva. Tenemos que olvidarnos de  todo lo que ha pasado en los últimos partidos, y la mejor forma es ganando este sábado. Como se demostró en la Copa, mal vamos si seguimos dándole vueltas al partido del Heliodoro.

— Debutó en un derbi de la forma más abrupta. No es lo que un canterano hubiese soñado...

— Fue un marrón, entre comillas. Tuve la oportunidad de jugar un partido complicado y ante el eterno rival por la expulsión de Mariano, pero soy joven y de esas experiencias se aprende mucho. De partidos así siempre hay que sacar el lado positivo aunque te duela mucho perder de esa manera.

— Es su primer derbi. ¿Ha afectado tanto al vestuario la derrota?

— Creo que en la Copa el partido del Heliodoro nos pasó factura anímica. Entre eso, y que nuestra afición no estuviera de nuestro lado, creo que el derbi nos afectó ante el Almería. Pero hemos hablado, la plantilla ha hecho autocrítica y esperamos que haya un punto de inflexión a partir de este fin de semana. Confío en que este mal momento sea solo un borrón en una exitosa temporada. La herida del derbi ya está cerrada, el vestuario está alegre y con ganas de resarcirse. 

— Se miden a un colista resucitado tras el cambio de técnico. ¿Es el mejor rival para resarcirse?

— Va a ser complicado, pues a la calidad que tiene se une un cambio de dinámica desde la llegada del nuevo entrenador. Espero que sepamos contrarrestar el potencial que tiene, que impongamos de nuevo nuestro juego y que, por mi bien (ríe), mantengamos la portería a cero. 

— El ambiente puede ser irrespirable si las cosas no van bien contra el filial. ¿Sienten la presión?

— No, la verdad es que no. Está claro que a nadie le gusta que tu propia gente te pide y te reproche cosas, pero se entiende perfectamente en el vestuario que pueda estar dolida tras los últimos partido, después de perder contra el eterno rival. Pero tanto la afición como nosotros tenemos que olvidar cuando antes ese episodio. Tenemos que perder el miedo, porque si no nos pasará lo de la Copa del domingo por los nervios. Si la afición está con nosotros todo será más fácil.

— Algunos compañeros han censurado en los últimos días el pesimismo que rodea al equipo. ¿Les afecta? ¿Lo entiende?

— Yo también he sido aficionado y está claro que no se vive de igual manera en la grada y en el campo. Pero hay que pensar que Las Palmas ya pudo jugar la promoción de ascenso la pasada temporada a pesar de las dificultades. Y en estos momentos, a pesar de todo, estamos quintos clasificados. Ya quisieran todos los que nos persiguen en la clasificación estar en nuestra situación. Es evidente que le hemos dado un gran discurso a nuestra afición, pero tampoco hay que dramatizar. No estamos hundidos, entendería que hubiese más nervios si estuviésemos en el fondo de la tabla. Hay que pasar página.

— La figura del entrenador se ha debilitado con las derrotas. Defienda la gestión de Sergio Lobera.

— Pues dentro del vestuario no se ha debilitado, y no tengo que mentir. Sabemos cómo va el fútbol, gana dos partidos y es el mejor, pierde dos y hay que echarlo. El entrenador está haciendo las cosas bien, lo demostró la pasada temporada metiéndonos en la promoción, y ahora con el equipo en los puestos que dan opción a pelear por el ascenso a Primera. Está haciendo las cosas bien él y el grupo. Creo que no es sano meter más presión a nadie en concreto, la responsabilidad es de todos.

— Vuelve a cruzarse contra el Castilla, al que ya se derrotó por 2-0 el pasado curso con usted en el once titular. Buen precedente.

— Ya es casualidad que Mariano no haya podido jugar los tres últimos partidos contra el filial blanco. Ojalá continúe la racha y consigamos otros tres puntos contra ellos.

— Pudo haber jugado este partido en la portería contraria...

— (Ríe) Algo de eso se habló, pero la realidad es que estoy en Las Palmas, donde quiero estar y muy contento por tener estas oportunidades. No me arrepiento de haber renovado con la Unión Deportiva -hasta 2017-, porque igual me hubiese ido al Madrid y tampoco estuviese jugando. Son circunstancias profesionales, decisiones que se toman, y no me arrepiento de haberme quedado porque estoy aprendiendo muchas cosas.

— Cuenta con la dura competencia de Barbosa. ¿Se llega a asumir la condición de portero suplente?

— La competencia es muy dura porque es un portero de mucha calidad y regular, pero mi misión es ponérselo difícil, que es una manera de que  tu trabajo repercuta al grupo. Yo no he aceptado la condición de suplente, solo asimilo las decisiones del entrenador. Si lo hubiese aceptado eso significaría que me hubiese rendido, y eso nunca. Peleo duro día a día para que en algún momento me llegue la recompensa de la titularidad.

— ¿Se plantearía probar suerte en otro equipo si su rol no cambiase a medio plazo?

— Cada temporada es muy larga y no se sabe lo que puede pasar. Veremos lo que pasa de aquí al final de año, pero yo estoy en Las Palmas muy contento. Espero seguir aquí muchos años, pocos porteros pueden decir que han jugado 14 partidos oficiales con solo 22 años. El no jugar cada semana te puede afectar en el rendimiento, pero yo estoy preparado para eso. No se notará contra el Castilla este fin de semana. 

— Protagonista en Canal+ por ser invidente, Gabriel, su padre, tampoco se perderá el partido del Castilla.

— Lo de ser mediático lo lleva regular, es tímido como yo. Tengo la gran suerte de tenerlo siempre a mi lado. ¡Claro que no faltará! Espero no hacerlo sufrir mucho, eso será una buena señal.