El tiempo en Canarias

Ráfagas que recordaron al Delta

14/02/2017
ETIQUETAS:

El viento que sopló el domingo en Canarias no alcanzó los niveles de la tormenta tropical Delta, pero en Gran Canaria las rachas máximas registradas superaron a las de aquel 28 de noviembre de 2005, aunque las consecuencias no fueron las de aquel temporal. En dos días, la lluvia volverá a las Islas, y también la calima.

La velocidad máxima del viento durante la tormenta tropical Delta en Gran Canaria alcanzó los 102 kilómetros por hora en el aeropuerto. Este domingo, en la Cruz de Tejeda la racha máxima fue de 122 kilómetros por hora, en Valleseco alcanzó los 119 kilómetros por hora y en Moya los 111 kilómetros por hora, según los registros actualizados de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Con estos datos no es de extrañar que a muchos en la Isla los vientos huracanados del domingo les recordara aquel episodio de hace 12 años.

La tormenta tropical Delta quedó, además,  asociada a la pérdida de uno de los símbolos naturales de Gran Canaria, el Dedo de Dios. En esta ocasión, el viento no ha tumbado más que árboles, vallas publicitarias y algún poste eléctrico, pero sí ha dejado tras de sí a dos mujeres heridas de gravedad por un derrumbe en el barranco de Berrazales, en Agaete. Las excursionistas no atendieron a las alertas que el Gobierno de Canaria había declarado ni a las recomendaciones dadas ante los previsibles riesgos por el mal tiempo.

La velocidad que alcanzó el viento en Gran Canaria, no fue, sin embargo, la mayor registrada el domingo, pues en Igualero (La Gomera) llegó a 144 kilómetros por hora y a 141 en Izaña (Tenerife). La tercera mayor racha se dio en Valverde y alcanzó los 126 kilómetros por hora.

Donde más llovió de toda Canarias sí fue, según la Aemet, en Gran Canaria y también la isla donde los barrancos y cascadas dejaron las mejores estampas. El récord se lo dan los más de 55 litros por metro cuadrado que cayeron en San Mateo, aunque las estaciones de los cabildos y de aficionados a la meteorología recogieron otros datos, como los 100 litros por metro cuadrado que cayeron en Santa Cruz de La Palma. También en esa isla fue espectacular ver correr algunos de sus mayores barrancos.