Próximo reto: Thaïs Henríquez en el Mont Blanc

16/07/2016

Una nueva expedición apadrinada por CANARIAS7 vive su emocionante preludio. Dentro de un mes, Javier Cruz, maestro de maestros en la alta montaña, guiará a la emblemática cima del Mont Blanc (4.800 metros sobre el nivel del mar) a Thaïs Henríquez, todo un símbolo del deporte canario. Junto a ellos, el periodista Alberto Artiles para ser testigo, notario y portavoz de un reto plagado de alicientes y que tiene a sus protagonistas embargados de ilusión. Con el fiel apoyo del Cabildo de Gran Canaria, en la cartera de su Instituto Insular de Deportes, y del Grupo Ralons, ya todo está ultimado para emprender viaje a la frontera francoitaliana, donde se levanta esta imponente cumbre y que aguardará a Thaïs en la mejor época para su escalada. Con todo, Cruz, experto en la materia, advierte de las peculiaridades del Mont Blanc, el techo de la Europa occidental.
«Sin duda, estamos ante el desafío más complicado de todos los que hemos afrontado. Hemos hollado cimas más altas que la del Mont Blanc, pero nunca hemos tenido que enfrentarnos a una ruta ascendente como la que nos espera en dos días de máxima exigencia. Rocas, hielo y nieve supondrán dificultades extremas. Y, ya al final, las famosas jorobas, dos montículos con bastante caída en los que habrá que extremar las precaciones. Hablamos de una cumbre preciosa pero que requerirá bastante preparación y constancia», expone el jefe de la expedición.
Gran Canaria-Barcelona-Ginebra. El próximo 16 de agosto todos pondrán rumbo a la capital suiza para iniciar el periodo  de aclimatación. En los días previos a encarar el objetivo, Cruz ha planificado ascensiones al glaciar Mer de Glace, que se encuentra en la ladera norte del macizo, en los Alpes franceses, con 7 kilómetros de largo y 200 metros de profundidad, al Gran Paradiso (4.061 metros) y a las famosas Agujas de Midi. Inmejorable aperitivo para lo que vendrá a continuación.
«Según el calendario de ruta, iniciaremos la ascensión al Mont Blanc  el 22 de agosto. Lo hemos dividido en dos jornadas por la dificultad que implica y el necesario descanso que vamos a necesitar. Por mucho que nuestro organismo  se adapte a estas altitudes, hay que afrontar la escalada definitiva en dos turnos. Descansaremos tras el pimer día en el refugio de Gouter, y, levatándonos de madrugada, esperamos llegar al punto más alto del Mont Blanc a primera hora del 23 de agosto», calcula Cruz.
Por empeño y tesón no va a quedar. Y la mentalización es máxima para superar los momentos de tensión que serán inevitables. Por fortuna, la psicología de todos los miembros del equipo ya ha superado reválidas de alto calibre, lo que augura el desenlace esperado en esta misión veraniega: poner la bandera de Gran Canaria en otra cumbre representativa del planeta.
«Lo vamos a conseguir y todos los grancanarios, a través de las páginas de CANARIAS7, van a poder vivirlo desde muy cerca y con nuestra olímpica Thaïs Henríquez como abanderada», subrayan Cruz y Artiles, artífices de esta nueva aventura ya en cuenta atrás.
Hasta el momento de coger el avión, los expedicionarios celebrarán varias sesiones de entrenamiento en la geografía isleña.Porque, acotumbrados a culminar con éxito todas los objetivos, nada se puede dejar para la improvisación.