Paraíso para la abeja autóctona

15/02/2016
ETIQUETAS:

Lanzarote es para los expertos un lugar especialmente idóneo para la apicultura en cuanto a sostenibilidad y control de la raza autóctona, por sus condiciones climáticas y porque la cría no se ha extendido sin control y con llegada masiva de otras especies. Con ello, es fácil poner a todo el sector en consonancia.

Lo aseguran los expertos, que Lanzarote es un lugar ideal para la apicultura ecológica y su desarrollo organizado y acorde con la condición de Isla de la Reserva de la Biosfera. La razón no sólo se debe a que la geografía lanzaroteña ofrece unas buenas condiciones ambientales y climáticas, sino a que se trata de un fenómeno relativamente nuevo, donde todavía no ha dado tiempo a que se llegue al descontrol por falta de regulación y desconocimiento; o por otras circunstancias, que sí hay fuera de la Isla.

De ahí que no sea difícil, según dicen los expertos, poner a todos los apicultores de acuerdo para el cumplimiento de una serie de premisas que garanticen un desarrollo sostenible y la continuidad de la raza autóctona de abeja negra canaria.

Además, dadas las condiciones del campo lanzaroteño, la función de la polinización que realizan estos insectos para el desarrollo agrícola de algunos productos empieza a verse como esencial. De hecho, hay ya agricultores que utilizan las colmenas para la polinización natural de sus cosechas, con excelentes rendimientos, renunciando a la producción de miel, jalea real u otros productos. De momento en la Isla apenas se cuenta con dos centenares de colmenas, y apenas llega a una docena las personas dedicadas a la apicultura, ya sea como complemento a otra actividad o de manera más o menos intensiva, Por ello no resulta difícil que todos se pongan de acuerdo en una serie de criterios que impidan que la cría de abejas acabe descontrolándose.

Se contemplan aspectos como pautar el uso de los productos químicos para atajar enfermedades, evitar el abandono de las colmenas  existentes y evitar la entrada de las razas foráneas sin control.