Entrevista

Pablo Rodríguez: «Quiero tender puentes, ya sea con Alonso o con Morales»

El político teldense, de 35 años, releva a Patricia Hernández en la vicepresidencia del ejecutivo regional, como bastión de CC en Gran Canaria. Aspira a tender puentes desde Obras Públicas, consejería de la que será titular, en una época de choque con los cabildos.

— ¿Ha sido elegido vicepresidente del Gobierno de Canarias solo por ser diputado, por ser de Gran Canaria, o por su capacidad de gestión? 

— Ha primado todo. Solo tengo palabras de agradecimiento por la apuesta que hace el presidente del Gobierno regional. No solo en mi figura, sino en la del nombramiento de los nuevos consejeros, no solo en el primer nivel del Ejecutivo, también en los que vendrán en el segundo. Solo tengo 35 años  pero llevo diez años en la administración pública, en distintas responsabilidades, y nadando en aguas muy complejas como las que se dan en la escuela del Ayuntamiento de Telde, que como inicio en la actividad pública tiene bastante nivel.  Sé que esto es otra división, la primera. y tengo que hacerme una idea de la enorme responsabilidad que supone, como cualquier cargo público; pero ser vicepresidente del Gobierno de Canarias y consejero de Obras Públicas y Transporte, es una responsabilidad enorme.  

— Ya lo dice usted, también será consejero de Obras Públicas, que ha sido una de las que más titulares polémicos ha dado a lo largo de la presente legislatura. ¿Le impone el reto? 

— Es una consejería muy importante dentro del mapa del Gobierno de Canarias, por lo que se refiere a las infraestructuras de las Islas. Nuestra condición de islas, la forma de nuestro propio territorio, hace que sea fundamental que trabajemos por tener una movilidad adecuada. Estoy deseando empezar a trabajar y ponerme a  conformar un equipo potente. Ya las prioridades están más que claras a la hora de enumerarlas y están marcadas hace mucho tiempo en la agenda de la consejería. El propio convenio de carreteras, a través de sus anexos, marca las prioridades en infraestructuras viarias. Lo que espero es tener un buen entendimiento, de la mano de todas las instituciones de Canarias, para lograr los objetivos que nos hemos trazado, con independencia del color político de cada una de ellas.

— Habla de entendimiento con otras instituciones. ¿Si yo le cito a Carlos Alonso, presidente del Cabildo de Tenerife, qué me responde?

— Que es el presidente del Cabildo de Tenerife (risas). Insisto en que la prioridad es la de caminar de la mano de todas las instituciones, independientemente del color político y de lo que haya pasado hasta ahora. Si algo me define en mi trayectoria política es la capacidad de diálogo y de tender puentes. Y eso es lo que voy a hacer, porque el objetivo final está claro. Y en eso estoy convencido, no solo con Carlos Alonso, también con Antonio Morales, en todas estas cuestiones. Que es que el Estado cumpla con el convenio de carreteras. Y lograremos que las infraestructuras se terminen lo antes posible y que los ciudadanos tengan mejor calidad de vida

— Antes de pasar a Antonio Morales, ¿entiende que ha sido justo el trato que se ha dado en el Gobierno de Canarias y desde el Cabildo de Tenerife a Ornella Chacón, su antecesora en el cargo en Obras Públicas? 

— Prefiero pasar página y ponernos a trabajar en lo que he dicho. En tender puentes y que las instituciones nos pongamos a trabajar de la mano. Unas y otras somos importantes para sacar juntos las cosas adelante, y yo me voy a alejar siempre del ruido. Luego, cuando llegue el año 2019, que cada uno haga sus campañas electorales y hagan el ruido que consideren. Yo voy a abrir la mano para el diálogo con todos los actores de la política en las Islas.  

— Como la cabeza visible de Coalición en Gran Canaria, y a su vez vicepresidente del Gobierno, ¿qué posición tendrá ante Antonio Morales y la batalla nacionalista con Nueva Canarias? ¿Querrá repetir el escenario de Telde, donde gobiernan juntos, o será el ariete de la confrontación? 

— Lo de Telde es una muestra del carácter, que no solo a mí sino a la gente que me acompaña, nos caracteriza. Aunque es verdad que en Telde se da un escenario de una institución que tiene dificultades desde el punto de vista estructural y que requiere absolutamente de todos. Que arrimemos el hombro. Por eso dimos ese paso a pesar de las discrepancias importantes entre los partidos para entendernos. Hablamos de otras circunstancias ahora con Antonio Morales, pero sí que considero que  en las Islas, no solo con la carretera de La Aldea, también, por ejemplo, con el eje norte-sur de Fuerteventura, casi siempre hay consenso entre todos los paridos. Por eso queremos arrimar el hombro y facilitar el camino para que eso se lleve a cabo. Por eso vamos a esforzarnos en sacar adelante los objetivos marcados y de la mano.

— Ha citado la carretera de La Aldea, la gran asignatura pendiente. ¿Es la prioridad en la hoja de ruta de sus objetivos como responsable de Obras Públicas? 

— Me parece pronto para entrar a hablar de temas concretos. Pero está claro que con La Aldea no hay discusión. En numerosas ocasiones me ha tocado a mí, en primera persona, defender la prioridad y la necesidad de esa carretera en el Parlamento de Canarias. No solo porque mejora la calidad de vida de los grancanarios y los aldeanos, es que tiene unas condiciones de seguridad ahora mismo que no son las adecuadas. En ese sentido ya hay pronunciamientos en la Cámara y en otras instituciones de que debe ser una de las prioridades en Obras Públicas. 

— ¿Tiene definidos los nombres y los plazos del equipo de trabajo de su consejería? 

— Todavía es muy pronto. Todavía no he tomado posesión. Pero desde el mismo lunes me pondré manos a la obra en la idea de conformar un equipo que sea capaz, con el que nos compenetremos, que es lo que se tiene que dar en cualquier equipo de trabajo.