«Nunca habrá terremotos mayores que el de 1989»

18/05/2008

La jefa del centro geofísico de Canarias del Instituto Geográfico Nacional (IGN) asegura que en las Islas no habrá terremotos más fuertes que el del pasado martes, cuyo origen no es volcánico. María José Blanco no descarta erupciones futuras, «que surgieron de volcanes».

— ¿Terremotos como el registrado el martes deben poner en alerta a la población?

— La sismicidad esperable en el entorno del Archipiélago canario no debe ser, desde el punto de vista sísmico exclusivamente, mayor que el del terremoto que ocurrió el 9 de mayo de 1989, que tuvo una magnitud de 5,4. De hecho, mirando nuestros bancos de datos históricos, se han producido 130 terremotos de magnitud superior a tres en los 124 años de historia sísmica escrita que tenemos en Canarias. De esos, la población ha percibido 65.

— ¿Por qué tienen tan claro que no habrá terremotos de más intensidad que el ocurrido en 1989?

— Porque la falla que los genera no tiene un tamaño suficientemente grande como para provocar terremotos de mayor magnitud. Una falla, dependiendo de la longitud que tenga y del espesor de corteza que se mueva, puede generar una cantidad de energía determinada que está en relación directa con la magnitud de un terremoto, y la falla que hay entre Gran Canaria y Tenerife, que tiene treinta y tantos kilómetros, no puede generar terremotos con una magnitud superior a 5,4 o 5,5 y, por tanto, no puede generar más alarma que la que se generó el 9 de mayo de 1989.

— Hace algunos años se habló mucho del Volcán del Medio, que los científicos ubicaban justo en esa falla. ¿Está relacionado el movimiento sísmico de esta semana con ese volcán?

— A mí me hace mucha gracia lo del Volcán del Medio porque si se ve la topografía del fondo marino está lleno de pequeños volcanes. El Volcán del Medio se denominó por la curiosidad y la anécdota de que coincide que está situado en el entorno de la falla que produce la mayoría de la sismicidad del Archipiélago, pero nada más.

— ¿Se puede asociar el terremoto del martes con los ocurridos en 2004 en el noroeste de Tenerife?

— No tienen nada que ver. Sus características son muy distintas y eso lo sabemos con unos análisis muy sencillos que hacemos aquí en el centro. El del martes claramente no tiene un origen volcánico porque no está asociado al movimiento de un fluido por el interior de la tierra; los de 2004 sí.

— A raíz de la crisis sismovolcánica de Tenerife el IGN asumió la competencia en la vigilancia volcánica, ¿se bastan y se sobran en esta tarea?

— El decir que eres suficiente o que eres bastante para realizar una vigilancia depende de en cuánto tiempo me diga. Si me dice a día de hoy, pues probablemente le diga con certeza que no, pero en un par de años sí tendremos ya herramientas suficientes para hacer una vigilancia de acuerdo con la peligrosidad potencial que entraña el fenómeno volcánico en el Archipiélago. Nuestro centro ha multiplicado por cuatro el número de personas que estamos dedicadas el 100% de nuestro tiempo a la vigilancia volcánica, se ha instalado y se está instando instrumentación nueva, que ya no es exclusivamente sísmica, como era hasta 2004, sino que también contempla la deformación del suelo, la gravimetría, el magnetismo, la vigilancia visual, en un futuro la vigilancia térmica...

— Además del IGN hay otros organismos que desarrollan labores similares, ¿cree necesaria la creación de un organismo que aglutine todo el conocimiento en torno al fenómeno volcánico?

— Realmente sí tiene que haber una institución que asuma esa responsabilidad y que aglutine. Nosotros técnicamente estamos asumiendo nuestra competencia, pero que tenga que ser un instituto volcanológico, con esa denominación o con otra, es más una razón política que técnica.