Alpinismo

Marruecos desde otra perspectiva

ETIQUETAS:

A menos de dos horas en avión desde Canarias, Marruecos se presenta como un paraíso por descubrir para los amantes de la aventura. En un territorio inhóspito y lleno de contrastes, la expedición grancanaria liderada por Javi Cruz recorrió la parte desconocida de Marrakech, alejada del bullicio de los zocos o el inerte desierto.

Angel Zurdo fue testigo con su objetivo del reto un grupo de doce amantes de la naturaleza, compuesto por experimentados alpinistas y también intrépidos deportistas sin experiencia de Canarias que se propuso ascender los 4.167 metros del Toutbkal marroquí. Con el sol como aliado y sin viento que dificultase la escalada en los primeros días, todos alcanzaron la cima guiado por el experto alpinista Javier Cruz.

«El objetivo de la expedición se cumplió con éxito, ya que la cima fue conquistada por todos los componentes del grupo, que era el principal objetivo del viaje porque algunos no tenían experiencia en la alta montaña», admite Zurdo, que incluso jugó una partida de ajedrez a más de 4.000 metros con Antonio, árbitro nacional. «Tuvimos algunas dificultades, sobre todo porque a algunos compañeros les afectó el mal de altura. Eso impidió que al día siguiente de que se alcanzase la cima del Toutbkal toda la expedición optase a escalar el Ras».

También las condiciones meteorológicas empeoraron, pues la nieve hizo acto de presencia, llegando a alcanzar temperaturas de menos 20 grados centígrados. «Solo subimos el Ras y Timezguida seis de los doce del grupo. Las bajas temperaturas y la  nieve hizo que la escalada fuese más complicada. Seis pudimos escalar el Ras (4.083 metros) y luego, casi si descanso, el Timezguida (4089 metros)», señala orgulloso Zurdo, quien también, además del coronar dichas cumbres, pudo escalar en hielo y visitar las bucólicas cascadas de Ouzoud. «Marruecos es mucho más que los Zocos o la emblemática plaza Jemaa el Fna, es un paraíso salvaje que tenemos muy cerca de las  Islas».