Borrar
MacGyver marciano

MacGyver marciano

Carmen Delia Aranda

Jueves, 1 de enero 1970

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Redonda, sin sustancia, pero terriblemente apetitosa, tanto como las palomitas. Así es la americanada en la que el cineasta británico Ridley Scott convierte a Matt Damon en una suerte de Robinson Crusoe marciano.

El punto de partida de la cinta es inverosímil, pero de otra forma no tendríamos a nuestro superviviente vagando por el sobrecogedor paisaje de Marte. Para digerirlo, nada mejor que mandarnos un gran puñado de palomitas.

En ese planeta cada día es un regalo manufacturado por nuestro MacGyver marciano. Las roscas ayudan a sobrellevar la tensión.

Las cosas se ponen feísimas. No hay tiempo para la reflexión, si acaso para apuntar que en nuestra lista de la compra no puede faltar cinta americana. ¡Qué gran invento! Celebrémoslo con roscas.

Tampoco hay espacio para divagar sobre el sentido de la vida y el poder sublime del amor. ¿Para qué? Obras son amores y lo demás, imposturas. Además nuestros héroes espaciales se quieren más que la trucha al trucho. ¡Qué bonito! ¡Puñado de millo al canto!

Y qué música tan irreverente. Aunque Bowie le da solemnidad al asunto, la banda sonora es la más bailonga del universo. ¡Otro puño de cotufas!

Y ese Damon, en esa estación tan blanca, tan Kubrick, nos alucina con su apolíneo torso, o el de su doble. ¡Basta ya de darnos fofisanos por liebre! ¡Otro viaje al cartucho!

En un santiamén se agotan las dos horas de metraje de esta aventura espacial fastuosa y trepidante, donde solo la ciencia -con mucha ficción- puede remediar lo peor.

Sin palomitas no es lo mismo, pero divierte igual.

FICHA.

Título original: The Martian.

Duración: 142’

Dirección: Ridley Scott

Guión: Drew Goddard (Novela: Andy Weir)

Reparto. Matt Damon, Jessica Chastain, Chiwetel Ejiofor, Jeff Daniels, Kate Mara, Michael Peña

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios