Proyecto

Los plazos para la obra de Tindaya se vuelven a retrasar

ETIQUETAS:

La intención inicial del Gobierno de Canarias y del Cabildo de Fuerteventura era que este otoño estuviera publicado el concurso del proyecto de Tindaya para que las obras se iniciaran el próximo año. Sin embargo, a día de este lunes, aún no se cuenta con el estudio de viabilidad necesario. Ni siquiera se ha encargado.

En febrero pasado, los titulares del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, y del Cabildo de Fuerteventura, Marcial Morales, firmaron la constitución de la Fundación Monumento a la Tolerancia en la montaña de Tindaya, con el objetivo de dar un impulso al proyecto de Eduardo Chillida y que las obras se pusieran en marcha el próximo año.

Sin embargo, la burocracia vuelve a demorar los plazos y, tras una primera reunión del patronato el pasado mes de julio, aún no está adjudicado el proyecto de viabilidad económico definitivo. Este paso es necesario para la convocatoria del concurso público, pero el Gobierno de Canarias aún está «explorando» con varias fundaciones bancarias la elaboración del mismo como una «colaboración», es decir, a coste cero.

Con estos plazos, es «muy difícil» que los trabajos en Tindaya se puedan iniciar antes de 2018. El próximo año, aseguran fuentes del Ejecutivo, podría estar licitado el concurso, pero «poco más».

La familia Chillida cedió de forma gratuita -mediante un acuerdo firmado en enero de 2015-, los derechos de explotación de Tindaya al Gobierno de Canarias y al Cabildo de Fuerteventura. En ese documento se especifica  como una causa de disolución del contrato que la licitación para la ejecución y explotación del proyecto no esté convocada antes del 31 de diciembre de este año -o quede desierta- o que los trabajos de ejecución no estén iniciados el uno de septiembre del próximo ejercicio. El Gobierno de Canarias, en cambio, entiende que «el plazo improrrogable impuesto por la familia hacía referencia a la constitución de la Fundación, no al inicio de los trabajos».

Hasta el momento, sólo existe un preinforme de viabilidad en el que se apunta que las obras, que se prolongarán durante un periodo de cuatro años, costarán en torno a 80 millones de euros. Esta cantidad debe ser costeada en su totalidad por la empresa adjudicataria del concurso a cambio de tener los derechos de explotación por un plazo aún no determinado. Según el preinforme, la inversión inicial podría recuperarse en un plazo de 14 años. Las previsiones iniciales barajan que el monumento podría estar abierto al público en el año 2022.