Borrar
Directo El Gobierno negocia 'in extremis' el apoyo del PP a la ley de extranjería
«Llegué a pasar miedo en la montaña»

«Llegué a pasar miedo en la montaña»

El luchador grancanario superó los 6.100 metros en la montaña boliviana Parinacota. Reconoce que es un de las vivencias más complicadas que ha experimentado en su vida.

Domingo, 28 de junio 2015, 00:39

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Ha superado los 6.100 metros en una experiencia que ha calificado como de las más difíciles de su vida. Sí, creo que no estaba preparado para algo tan duro. Quizás inconscientemente hice todo lo posible para pasarlo y no le di la importancia que tenía, y me he llevado un shock porque no esperaba que fuese todo tan fuerte.

Ha superado sus expectativas? Ha sido demasiada larga, dura y peligrosa la ascensión. Más de lo que me esperaba. Ví cosas que no me esperaba ver, me sorprendí, pasé mucho miedo, llegué a hablar con Javier y decirle que me daba la vuelta y bajar. Javier me ayudó mucho y me calmó. Creo que fue a las ocho horas de caminar cuando llegamos a las rampas de hielo pensé que no podía seguir. Luego me repuse y superé mis miedos.

¿Mentalmente es más duro que en el aspecto físico? Mis logros como profesional siempre los he basado en la fortaleza mental y creo que eso me ha ayudado mucho para afrontar esta experiencia en la alta montaña y he tenido suerte porque tú te rindes pero la cabeza sigue el camino. Quizás el que he fallado he sido yo y ha vencido mi subconsciente.

Se quedó solo a 200 metros de la cumbre. Alcanzó los 6.100 metros en su primer reto de montaña. ¿Cómo lo valora? Para una persona como yo que no conocía el alpinismo me parece una burrada. Cuando el jefe de la expedición nos dijo que nos teníamos que volver porque la cosa se podía complicar pensé, sigue un poco más gandul. Pero es que arriba diez metros son un kilómetro. Aquí para subir 50 metros te puedes hacer kilómetros y cuando le ves las orejas al lobo mejor darle la vuelta.

¿Ha pasado miedo? Sí, lo pasé realmente mal. En algún momento pensé que no salía de allí. Me dije muchas veces: ¿Quién me mandó a mí a venir aquí? Sé a lo que venía, que me implicaba en un reto de alpinismo, que sufriría mucho, que me podía caer, romper una pierna...Y quizás ahora con el paso de las horas lo puedo ver con otra perspectiva y tranquilidad. Incluso puedo pensar en subir de nuevo otra montaña en un tiempo, pero al bajar el Parinacota me preguntan sobre la posibilidad de hacer otra ascensión y respondo que no. Hasta para subir a Las Coloradas me lo voy a pensar.

Se ha convertido en uno de los pocos deportistas canarios en superar los 6.000 metros. Seguramente con el paso del tiempo valoraré más lo que he conseguido, pero por ahora me dura el shock. No solo fue la dureza de la ascensión, sino también el descenso con todo el cansancio acumulado. Y cuando parecía que todo acababa, al llegar al punto de inicio nos llevamos otro susto con el compañero Pedro Cubiles que me hizo replantearme todo de nuevo. Ahora me estoy recomponiendo de una caminata que fue muy dura tras 16 o 18 horas sin parar. Al principio comencé a contar lo pasos y paraba cada 500 para que no se me hiciera tan largo el camino. Pero hubo un momento en el que caminaba diez pasos y tenía que parar varios minutos. A partir de los 15.000 pasos dejé de contar. Sentí un fuerte dolor de cabeza, vomité, pasé mucho frío, cansancio... Llegué a quedarme dormido mientras caminaba.

Su problema en la rodilla derecha era otro condicionante del viaje. ¿Cómo se encuentra? Llevo tiempo aguantando dolores y esta experiencia no me ha supuesto más dolor, pero tampoco menos. He sufrido una molestia constante que me ha condicionado pero no me ha impedido llegar hasta casi la cumbre. El mal de altura influyó más en el recorrido.

¿Sintió vértigo? Sobre todo cuando tuvimos que pasar de forma horizontal una rampa muy vertical de hielo y aún no teníamos los crampones puestos. Pensé que me caería. Tenía miedo en caminar con crampones por la nieve en lugares con mucho desnivel. Javi me dio mucha confianza, incluso me dijo que me tirase en la nieve para que me tranquilizase. Lo hice y me tranquilicé. A partir de ahí me vi más entero pero el tiempo se nos echó encima y me faltó unos 200 metros para tocar la cima. No valía la pena jugarse el tipo, lo importante era bajar todos bien.

Describa en tres palabras lo que le inspira el Parinacota. Miedo. Superación. Y reto.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios