Libros para enseñar en canario

01/06/2016
ETIQUETAS:

Los niños canarios siguen aprendiendo a leer y escribir y luego estudiando con idénticos libros a los del resto del país pese a que el sistema dialectal de las Islas tiene sus propias peculiaridades. Lograr que haya libros específicos para los niños canarios es una de las tareas en las que están enfrascados la Academia Canaria de la Lengua y muchos docentes.    

En las últimas décadas las editoriales han ido incluyendo en los libros de texto escolares aunque en distinta medida los aspectos del español de Canarias, sin embargo, a juicio de José Antonio Samper, presidente de la Academia Canaria de la Lengua (ACL), aún queda mucho por hacer para que los niños canarios tengan unos libros elaborados para ellos, con las peculiaridades lingüísticas del Archipiélago y, algo «muy importante», en todas las asignaturas por igual.

La clave, considera el también catedrático de Lengua Española de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), no sólo está en mejorar la atención a los contenidos canarios de índole lingüística y literaria, sino en despertar el interés del profesorado de otras materias de manera, dice, que «los niños perciban que la forma de hablar de un canario es diferente».

Samper cree que detalles como por ejemplo el uso del pronombre ustedes en lugar del vosotros o el uso de los verbos en pasado (vi, oí caminé) en lugar del presente perfecto (he visto, he oído, he caminado), más propio del español que se habla en la Península, así como el uso de un léxico canario normal es fundamental para que las singularidades del español que se habla en Canarias no acaben diluyéndose.

También apunta algo importante para la preservación de la modalidad canaria del español: «Hay que quitarse complejos». Y eso consiste en «no renunciar a la forma de hablar canaria para adoptar otra que se cree más prestigiosa, cuando no lo es», asegura y recuerda que el artículo 3.3 de la Constitución dice que «la riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección».

Cuestiones como estas fueron abordadas en las Jornadas sobre la Enseñanza de la Lengua y la Literatura en Canarias organizadas a principios de mayo por la ACL y en el que, además de académicos, participó un gran número de docentes preocupados, asegura Samper, por no carecer de un foro donde hablar cómo está la enseñanza de contenidos canarios y hacia dónde avanza.