Las ruinas que degradan el Sur

Gabriel Súarez
GABRIEL SÚAREZ

Ruinas convertidas en vertederos y otras que llevan camino de lo mismo, degradan la imagen turística del Sur, pero nadie atina a ponerle remedio. El esperpéntico espectáculo del basural lleno de ratas en la antigua parcela de Viajes Insular es un foco de infección que clama la urgente intervención de Salud Pública. Con expediente abierto por el departamento de Disciplina Urbanística del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana desde 2008 por el estado de abandono avanzado y la existencia de personas viviendo sin las más mínimas condiciones de habitabilidad, el edificio en ruinas del Lote 72.1 de Ampliación Playa del Inglés, antiguo Viajes Insular, está ocasionando un daño irreparable a la imagen turística del Sur. Por la acera colindante transitan a diario cientos de visitantes. El espectáculo que observan es absolutamente negativo. A metro y medio del lugar por donde caminan las ratas se hacen un festín con los restos de los residuos que los indigentes que habitan las ruinas trasladan desde contenedores cercanos. La imagen es asquerosa, lamentable y trágica. No hay escena cinematográfica que la pueda superar. «Aquí no solo se trata de la imagen, sino de un grave problema sanitario, porque el día menos pensado, como esto siga así, tendremos alguna enfermedad propagándose por la zona, y entonces ya será tarde», afirman algunos vecinos. De momento nadie se ha molestado en presentar denuncia en los juzgados contra una situación, que según expertos, roza el delito medioambiental y atenta contra la salud pública.

Okupas. Una las personas que ocupa uno de los cuartos abandonados es el residente marroquí El Maati (40). No tiene trabajo ni dinero para pagar un alquiler y este es el único techo que ha encontrado para vivir. «No tengo agua ni luz, pero trato de mantenerlo limpio», afirma. Para llegar hasta su morada atraviesa un vertedero de bolsas de residuos. El olor es pestilente. Además de El Maati, otras veinte personas viven en este espacio. Desde el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana se reconoce la gravedad del problema pero al mismo tiempo se señala que la propiedad tiene un proyecto de centro comercial, que ha sido incluido dentro del Plan de Modernización elaborado por el Gobierno de Canarias y que ya está aprobado. «Nos está haciendo mucho daño», apunta el alcalde Marco Aurelio Pérez. En el entorno de San Fernando, los más alarmados exigen la urgente intervención de la Dirección General de Salud Pública.