Las "burbujas de la construcción" pueden disparar la xenofobia

21/02/2017
ETIQUETAS:

La intensidad de la recesión influye de manera muy significativa sobre el aumento de las posturas contra la inmigración en Europa y las denominadas "burbujas de la construcción" son especialmente peligrosas a la hora de disparar actitudes xenófobas.

Es la principal conclusión de un estudio publicado por el sociólogo y profesor de la Universidad Carlos III de Madrid Javier Polavieja en la revista "Socio-Economic Review".

Las burbujas de la construcción pueden provocar actitudes contrarias a la inmigración porque crean las condiciones para un rápido crecimiento de la tasa de inmigrantes (casi 10 puntos en diez años en Irlanda o España), generan muchos empleos de nativos en un sector especialmente expuesto a la competencia con los inmigrantes y sienta las bases para recesiones económicas profundas.

El estudio ha investigado la relación entre la caída del PIB y el cambio en las actitudes frente a la inmigración en varios países europeos con datos de la Encuesta Social Europea, de Eurostat y la OCDE y con una muestra de 35.000 empleados europeos.

"Allí donde la recesión fue más severa es dónde aumentaron más las actitudes anti-inmigración, mientras que en los países donde la caída del PIB fue más moderada no se produjo ningún aumento en el rechazo a los inmigrantes", ha señalado Polavieja.

Los países en los que se había experimentado un crecimiento mayor en la tasa de inmigración antes de la crisis -Irlanda, España o Grecia- son donde las actitudes contra la inmigración "se acrecentaron de manera más marcada en la recesión".

Polavieja ha argumentado que las actitudes frente a la inmigración tienen bases microeconómicas objetivas que están relacionadas con el grado de exposición a la competencia laboral.

Así, aquellos trabajadores "más resguardados de la competencia" muestran actitudes más favorables a la inmigración, al contrario que los "más expuestos a la competencia", con independencia de su nivel educativo, su ideología política o su grado de religiosidad.