La vicepresidenta 'planta cara' a CC por un ITE social

La vicepresidenta del Gobierno autonómico, Patricia Hernández, no está dispuesta a aceptar que es «imposible», como plantea Coalición Canaria (CC), incluir las infraestructuras sociosanitarias en el futuro Plan de Desarrollo que recoge los destinos de los 160 millones procedentes del ITE.

Almudena Sánchez
ALMUDENA SÁNCHEZ

Los destinos, aún posibles, que plantea el borrador del Plan de Desarrollo de Canarias (Pdcan) para los 160 millones del ITE abren una guerra en el seno del Gobierno autonómico.

La vicepresidenta y consejera de Empleo, Políticas Sociales y Vivienda, Patricia Hernández, dio muestras ayer de no estar dispuesta a asumir que sea «imposible» destinar parte del dinero a infraestructuras sociosanitarias, vinculadas con la Ley de Dependencia.

No sólo es el respaldo obtenido del Consejo General de Servicios Sociales o de las consejerías del ramo de todos los cabildos lo que da armas a Hernández a la hora de reivindicar su propuesta, sino también el informe de la Fundación Alternativas.

Según este documento, «la Dependencia podría generar 650.000 empleos en tres años en España», y en líneas similares se expresan trabajos y documentos de la Comisión Europea», añade la dirigente del Ejecutivo.

«Algunos -en alusión a la Coalición Canaria (CC) que se opone a atender su demanda- deberían documentarse con los muchos informes y estudios que, como el de la Fundación Alternativas, avalan el potencial de creación de empleo y economía, dos criterios que están recogidos en el plan», señala Hernández.

La también consejera asevera que, «cuando se lean los papeles -que asegura haber repartido al resto de los miembros del Gobierno-, cambiarán de opinión y se arrepentirán de haber hablado de la Prestación Canaria de Inserción, que no guarda relación con la Dependencia».

Además, se pregunta por qué sí se incluyen obras hidráulicas para cumplir con las exigencias de la Unión Europea -so pena de sanciones- y se resisten a acatar la Ley de Dependencia.

Patricia Hernández advierte que «si algunos quieren utilizar este tema para su campaña electoral, se equivocan; hay miles de personas que esperan a que Canarias se ponga en hora».