La vendimia con denominación de origen llega a 560 toneladas

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA

La vendimia de 2015 de la Denominación de Origen Gran Canaria es de récord. Los más de 560.000 kilos de uva recogidos ya por 127 viticultores en 140 hectáreas dejan atrás el anterior techo, las 492 toneladas del año pasado. Hay tanta uva, más tinta que blanca, que las bodegas de la Isla no dan abasto.

La vendimia que está a punto de cerrar la Denominación de Origen Gran Canaria es la de mayor volumen registrada nunca. Sobrepasa por primera vez la barrera de las 500 toneladas -en las cuatro anteriores osciló entre 401 y 492- y se eleva por encima de las 560, superando así en más de 68.000 kilos la cosecha de 2014, que ostentaba el anterior récord en cantidad.

Con más de 268.000 kilos de uva propia y otros 291.000 de uva comprada, la cosecha de 2015 recoge por primera vez racimos de muchos viñedos plantados en los últimos años que todavía no habían dado frutos y sus números se benefician de que en el entorno de Monte Lentiscal no se han repetido las pérdidas sufridas el verano anterior.

Del total de uvas controladas por la denominación, tres cuartas partes (413.035 kilos) son de variedades tintas y el resto de blancas (147.536) según los datos actualizados a 12 de noviembre. El mayor incremento se produce en las tintas, con casi 58.000 kilos más que los 352.066 de 2014. En blancas ese aumento no llega a los 8.000 kilos. El rendimiento neto por hectárea en la presente supera los 4.007 kilos.

La vendimia de 2015 supera en 220 toneladas la de 2010. Hace seis años se recogieron 340 toneladas controladas por la Denominación de Origen. Fueron 313 en 2011, 401 en 2012 y 418 en 2013.