La quiebra de Sialsa pone en peligro al 25% de la ganadería

DAIDA I. RODRÍGUEZ/JESÚS QUESADA

El concurso de acreedores de la empresa Servicio Insular de Abastecimiento de Leche SA (Sialsa) ha dejado en la estacada, y sin avisar, a más del 25% de las explotaciones ganaderas de Gran Canaria. Nicolás Pérez, gerente de la Cooperativa de Ganaderos de Gran Canaria, denuncia el mal estado del sector y solicita medidas de ayuda.

Los ganaderos grancanarios que venden su leche a Sialsa llevan ya dos meses sin cobrar, «y lo peor es que no sabemos cuándo lo haremos y necesitamos el dinero no solo para dar de comer a las familias que dependen de ello, sino también a los animales», puntualiza Nicolás Pérez, gerente de la Cooperativa de Ganaderos de Gran Canaria. La cantidad que se adeuda por ganadero va desde los 20.000 euros a los 40.000 euros mensuales de leche y afecta, según explica Pérez, a más del 25% del sector ganadero de la isla.

«El sector se encuentra en una situación crítica», asegura Pérez quien mañana se reunirá con el consejero de Agricultura del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Álamo, para ver qué medidas se pueden articular para evitar que la ganadería vacuna se hunda en Gran Canaria. Al mismo tiempo, Pérez pide al Gobierno de Canarias que actúe y «capitanee un plan urgente que sea capaz de fomentar al sector primario, el gran olvidado de la economía canaria», sentencia el ganadero.

La decisión del Juzgado de lo Mercantil número 1 de Las Palmas de declarar a Sialsa, propiedad del grupo Kalise-Menorquina, en concurso de acreedores ha terminado por dar la puntilla a los ganaderos grancanarios. Aún no han cobrado la parte de la subvención de la leche del Estado y del Gobierno de Canarias del año 2010. «Solo hemos recibido el 60% de esa subvención», explica Pérez, «y eso es porque proviene de las arcas europeas, el resto no lo hemos visto todavía y no nos han dicho cuándo llegará», añade. «A causa de las subvenciones nos han bajado el precio de la leche», subraya Pérez, «pero si las cobramos a dos años vista el negocio es inviable», insiste.

A todo esto hay que añadir el alto precio de la paja, la alfalfa y la soja que sirven de alimento a los animales. «Esta es una muestra del descuido de las políticas de la Administración en lo que al sector primario se refiere», indica Pérez, «en Canarias no se planta casi nada de esto y nos vemos obligados a importar el alimento de los animales, algo que encarece mucho nuestros costes», asegura el gerente ganadero.

Los ganaderos creen que les será muy difícil colocar la leche que no comprará Sialsa ya que el resto de industrias tratarán de poner los precios por los suelos.