La Armada no usará sonares para proteger a los cetáceos de Canarias

18/12/2007

La Armada no programará maniobras que impliquen el uso de sónares activos antisubmarinos con el fin de proteger a las especies de cetáceos que habitan en las aguas canarias, según establece el convenio que los ministerios de Medio Ambiente y Defensasuscribieron ayer con el Gobierno canario.

Este plan, que fue presentado en el Ministerio de Medio Ambiente por su titular, Cristina Narbona, junto al ministro de Defensa, José Antonio Alonso, y el consejero de Medio Ambiente y Ordenación Territorial canario, Domingo Berriel, se desarrollará durante tres años y tendrá una inversión de 800.000 euros.

Alonso subrayó el compromiso de las Fuerzas Armadas para actuar con prudencia en las aguas del archipiélago, en las que restringirán determinados ejercicios que puedan poner en peligro el hábitat de los cetáceos.

De esta manera, tampoco realizarán explosiones submarinas dentro de las 50 millas náuticas a poniente y al sur de las islas más occidentales hasta que se identifiquen las zonas en las que están establecidas permanentemente las poblaciones de zifios.

Todas estas propuestas están dirigidas a evitar, en último término, los varamientos accidentales de estos mamíferos marinos.

Hasta el momento, la Armada inspeccionaba previamente el lugar de las maniobras navales, que eran interrumpidas si se producía algún avistamiento, y recurría a la «detección acústica pasiva» siempre que fuera posible y a la mínima potencia de transmisión sónar imprescindible.

Por su parte, Cristina Narbona destacó la importancia de las medidas preventivas que incluye el convenio para conservar las catorce especies de cetáceos amenazadas que se pueden encontrar en las aguas del archipiélago.