Kunkel vuelve al Jardín Canario

Rosa Rodríguez
ROSA RODRÍGUEZ

Las plantas que Günter Kunkel recogió y clasificó en Canarias siguen dando sorpresas. La última estaba escondida en el herbario que elaboró por encargo de El Museo Canario entre 1965 y 1968 y que desde diciembre de 2015 está depositada en Herbario del Jardín Botánico Canario. En la revisión del material se hallaron taxones que resultaron nuevos para la ciencia.

La huella que el naturalista alemán Günter Kunkel dejó en Gran Canaria es muy difícil de borrar y menos cuando, como ha ocurrido ahora, se descubre que entre las plantas que recolectó y clasificó sigue habiendo material de referencia de muchas citas nuevas para la flora de Canarias y material de taxones inéditos para la ciencia. Estaban en el herbario que elaboró entre 1965 y 1968 por encargo de El Museo Canario para completar el Fondo de Ciencias Naturales de la institución. Desde diciembre de 2015 se conserva en el Herbario del Jardín Botánico Canario Viera y Clavijo. Águedo Marrero, conservador del Herbario Las Palmas del Jardín Canario, asegura que los 3.831 pliegos que contiene la colección de Kunkel tienen «una gran importancia» porque constituyen «uno de los primeros herbarios de Canarias» pese a que desde 1968 «quedó totalmente al margen de la investigación botánica». «La idea del museo era hacer un herbario de toda Canarias», explica Carmen Gil, técnica de El Museo Canario, pero, pese a que el proyecto se inició «con mucho entusiasmo», la falta de medios llevó a que el naturalista alemán pusiera fin a su colaboración y el herbario se circunscribiera sólo a Gran Canaria. Al Jardín Canario se han trasladado los 2.831 pliegos y 237 como duplicados que desde 1968 se guardaban en los almacenes del museo sin que, como también era la idea inicial, llegaran a exponer al público. Cuando en los años ochenta el Museo Canario revisó su discurso expositivo para centrarlo en la prehistoria de Gran Canaria se retiraron todas las colecciones de ciencias naturales de las salas de exposición y con ellas toda esperanza de que el herbario de Kunkel viera la luz. En ese momento, no obstante, ya se barajó la idoneidad de donar el herbario al Jardín Canario. Hasta 2015, El Museo Canario digitalizó la totalidad de los pliegos que dejó Kunkel que ahora quien quiera puede consultar allí en ese formato y físicamente en el Jardín Canario, aunque reservado, eso sí, a los expertos.