Ivonne, en libertad provisional

La Sala acordó este jueves de oficio la libertad provisional de la imputada en el caso kárate Ivonne González, presa desde febrero de 2010 por 23 delitos de índole sexual. La acusada, de 32 años, abandonó el penal por la tarde. El cambio de su situación no afecta al juicio, que sigue para los cuatro procesados.

ANTONIO F. DE LA GÁNDARA

El magistrado presidente de la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas, Emilio Moya, rompió la monotonía de la decimonovena sesión del juicio del caso kárate anunciando in voce tras el habitual receso de las once la inmediata puesta en libertad provisional de la procesada Ivonne González Herrera, supuesta lugarteniente de Fernando Torres Baena en su presunta secta sexual, en prisión preventiva desde el 8 de febrero de 2010.

El anuncio de Emilio Moya dando cuenta de la decisión de oficio tomada por los tres magistrados que componente la Sala el presidente, Salvador Alba (ponente) y Carlos Vielba cogió tan de sorpresa a los asistentes que la propia Ivonne estuvo a punto de desmayarse antes de estallar en un llanto emocionado, y su abogado, Sergio Armario, apenas consiguió contener las lágrimas. La procesada se abrazó y besó con la también imputada María José González, recibió la felicitación de Fernando Torres con un apretón de manos y se mantuvo hasta el final de la sesión cogida de la mano de María José.

Apenas una hora después de que la Sala anunciara la decisión, el propio tribunal notificaba el auto que la razonaba. Sobre el papel, por motivos estrictamente técnicos: a juicio del tribunal, los requisitos que exige la ley para fundamentar una media tan grave como la prisión provisional riesgo de fuga, de reincidencia y de destrucción de pruebas han «decaído» en la actualidad, «al no existir riesgo de fuga habida cuenta el arraigo de la indicada procesada ni tampoco riesgo de que pueda desvirtuar la práctica de la prueba que resta por realizar ni tampoco de reiteración delictiva».