Gran Canaria

Hallan huesos en el pozo de Tenoya

15/03/2017
ETIQUETAS:

La sorpresa saltó a última hora de la jornada laboral del lunes. Los operarios de la empresa que vacía el pozo de Tenoya hallaron dos huesos, entre ellos un fémur. Parecían humanos. Avisaron al Cabildo y sus técnicos lo certificaron. En concreto, han aparecido restos óseos de al menos dos varones. Podrían ser de los represaliados en 1937 por el bando franquista.

La tradición oral siempre había asegurado que a ese pozo de Tenoya habían arrojado en marzo de 1937 a entre 30 y 50 personas afines a la República. Los habían ido a buscar a sus casas, los trasladaron a este lugar, les dispararon y luego los lanzaron al vacío. Faltaba una constatación empírica. Con ese fin, el Cabildo contrató en enero la última fase de vaciado de ese pozo y, tras tres semanas de trabajo, este lunes aparecieron los primeros restos óseos humanos. Ahora resta por determinar si se corresponden o no con los desaparecidos por aquel brutal método de represión.

Xavier Velasco, técnico arqueólogo de la Unidad de Patrimonio Histórico del Cabildo, precisó este martes que los huesos fueron hallados en dos galerías laterales existentes en las paredes del pozo, a entre 34 y 35 metros de profundidad. Estaban descontextualizados, sin orden aparente ni conexión anatómica y mezclados con huesos de animales. En principio, corresponderían a al menos dos personas adultas y los primeros indicios apuntan a que eran varones. Por ahora, han hallado fémures, vértebras, pelvis, tibias y peronés, y estaban en buen estado de conservación. Aún no ha aparecido ningún cráneo. Los descubrieron sepultados en lodo, el sedimento que colmataba las galerías y de las que solo se ha vaciado un tramo. De 1,50 metros de alto, se calcula que estos túneles tengan entre 5 y 10 metros de largo.

El Cabildo ya informó este lunes del hallazgo al Juzgado de Instancia e Instrucción número 1 de Arucas, a la Guardia Civil, al Gobierno canario, a la Dirección General de Patrimonio regional y al Ayuntamiento de Arucas. Ahora falta que el juez dictamine que son restos óseos con más de 50 años de antigüedad, por lo que pasarían a ser considerados patrimonio histórico y quedarían sujetos a lo que dispone la legislación específica canaria. Sería entonces, con ese plácet en la mano, y previa autorización del Gobierno regional, cuando el Cabildo podrá acometer una intervención arqueológica, que sería el siguiente paso. En principio, los trabajos que estaba ejecutando Reparaciones Pozos Medina quedan cautelarmente paralizados.a