Europa pide erradicar el ganado guanil para seguir reforestando

18/11/2015
ETIQUETAS:

Los técnicos de la Comisión Europea que en abril comprobaron sobre el terreno el grado de ejecución del proyecto Life Guguy advirtieron al Cabildo en junio que «no es posible seguir financiando una actividad cuya sostenibilidad se encuentra permanente amenazada» por el ganado guanil.

Los técnicos de la Dirección General de Medio Ambiente de la Comisión Europea que del 11 al 14 de abril pasado hicieron visitas de campo a las repoblaciones financiadas por el proyecto Life Guguy y comprobaron su   grado de ejecución pidieron al Cabildo, a su regreso a Bruselas,  «que emprenda de manera inmediata las tareas de erradicación previstas en el marco del proyecto» para el control del ganado caprino de la zona.
El informe de la visita remitido en junio por la Comisión Europea destaca, sobre el control de las cabras salvajes en Guguy, que «la excelente recuperación que está experimentando la flora local en las parcelas de exclusión es una prueba más del enorme impacto que están causando estos animales».

Aunque la carta de la Dirección General de Medio Ambiente dice entender «los conflictos sociales que su erradicación puede conllevar», deja claro a continuación que «no es posible seguir financiando una actividad cuya sostenibilidad se encuentra permanentemente amenazada por este motivo».

La advertencia de retirar la financiación europea del programa Life para la repoblación de Guguy es la primera de la Comisión Europea en estos términos y llega después de que hayan fracasado varias repoblaciones realizadas con fondos europeos en los espacios naturales protegidos de Tamadaba, Inagua y Guguy, entre otros lugares de la Reserva Natural de la Biosfera de Gran Canaria.

La carta de la Comisión figura en el expediente de autorización por parte de la Consejería de Medio Ambiente del Cabildo de la batida a tiros que la semana pasada eliminó 77 ejemplares de ganado caprino suelto en lugares de difícil acceso de La Trasierra de la Isla.

Fueron cuatro tiradores expertos traídos de la Península, de la red de parques nacionales, armados con rifles de caza mayor dotados con mirilla telescópica los que acabaron con la vida de todas esas cabras y machos en andenes, riscos y atalayas.