Gran Canaria

El salto de agua necesita obras de refuerzo en las dos presas

02/03/2017

El Cabildo y Red Eléctrica de España (REE) negocian varios cambios en el proyecto de construcción de la central hidroeléctrica de bombeo de Chira-Soria, presas en las que ambas partes reconocen que habrá que hacer obras para garantizar que soporten el sobresfuerzo al que se verán sometidas.

La mayor frecuencia de llenado y vaciado a que se verán sometidas y la carencia de  mantenimiento por parte del Cabildo obligará a hacer obras de refuerzo en las presas de Chira y Soria antes de poner en marcha la central hidroeléctrica de bombeo entre ambos embalses. Con un coste estimado de entre 3 y 4 millones de euros, serán descontadas del canon anual que la concesionaria paga al Consejo Insular de Aguas (CIA).

Así lo desveló el presidente del Cabildo, Antonio Morales, al acabar un encuentro con altos responsables de REE para «rematar» las negociaciones técnicas entre ambas partes sobre los cambios en el proyecto de la central pedidos por la corporación insular. La cita, dijo, fue «productiva» porque «hemos avanzado muchísimo».  

Las obras en Chira y Soria están relacionadas con «el sobresfuerzo» al que se verán sometidas ambas presas y también con  las instalaciones para producir la energía, indicó.

Además, «va a ser muy difícil que salga adelante» la intención de REE de que la tubería que impulsará el agua de la desaladora prevista en Arguineguín discurra junto a la carretera GC-505, junto al barranco de Arguineguín y oculta bajo un nuevo carril bici de 14,5 kilómetros de largo. La propuesta choca con la Ley de Carreteras y se desechará  «salvo que la empresa justifique muy bien que no existe otra alternativa», informó Morales. La alternativa, enterrarla en el cauce del barranco.

Por otra parte, Cabildo y REE estudian llevar a cabo una ampliación de la capacidad de producción de la desaladora desde los 5.000 metros cúbicos al día que estaban previstos hasta 7.800 para que el CIA «también pueda utilizarla».

La selección de los lugares en los que se producirá el vertido de los escombros y tierras resultantes de las obras y el destino final de tales residuos es también objeto de la negociación, agregó el presidente del Cabildo. La idea de REE de habilitar dos espacios dentro del Parque Rural del Nublo como vertederos no convence al Gobierno insular.

El salto de agua entre Chira y Soria carece aún de evaluación de impacto ambiental y su declaración como proyecto estratégico por el Gobierno regional se sigue tramitando. Con un presupuesto, sumando todas las instalaciones, estimado en unos 300 millones de euros, obligará a expropiar hasta 273 parcelas desde la cumbre hasta el mar.