Las zonas más expuestas a la contaminación acústica marina en Fuerteventura se sitúan en el centro del canal del tráfico de grandes barcos entre la Isla y Gran Canaria

"El ruido amenaza tanto a los cetáceos como a las lapas"

20/11/2013

- Es conocido el efecto de los ruidos por maniobras militares en aguas de Fuerteventura durante 2002 sobre la fauna marina a raíz del varamiento masivo de cetáceos, pero no lo es tanto que la contaminación acústica puede afectar hasta a las lapas y los mejillones.
— El impacto de los sonares militares sobre los cetáceos, principalmente los zifios, en Fuerteventura y Lanzarote, originó la primera moratoria existente a nivel mundial sobre el uso de sonares navales, que desde hace una década no se utilizan a menos de 50 millas náuticas de Canarias, gracias a una moratoria del Ministerio de Defensa, a instancias del Gobierno de Canarias y de la población Canaria. Gracias a ello no ha habido más varamientos masivos atípicos de zifios, que se daban regularmente antes de la moratoria. Lo que es menos conocido es que el ruido puede afectar también a otras especies de fauna marina, tanto peces como invertebrados, incluyendo larvas de vieiras, en concreto una exposición a ruido intenso, como el de las prospecciones sísmicas, puede retrasar el desarrollo y producir malformaciones en larvas de estos moluscos. Las vieiras son un molusco del grupo de los bivalvos, en el que también se incluyen las almejas o los mejillones.


— ¿Cuáles son las principales fuentes de contaminación acústica marina en general y en particular en Fuerteventura?
— La Conferencia de las Naciones Unidas de 1971 acerca del Medio Ambiente Humano reconoció por primera vez el ruido como contaminante. Los últimos años se han caracterizado por un fuerte incremento del ruido en los  océanos, debido al tráfico marítimo y la expansión de actividades humanas industriales al mar, por ejemplo, se ha estimado que el ruido ambiental en los océanos se ha incrementado en 15 decibelios desde 1950 sólo debido al aumento del tráfico marítimo. En Fuerteventura  el mayor componente del ruido marino es el tráfico de barcos, que no es muy elevado cerca de la costa, así como las prospecciones sísmicas de petróleo que se realizaron en sus costas. Además hay fuentes de sonido natural, que no son dañinas para la naturaleza, como son los cantos de los pájaros, y que se deben a los sonidos que produce la fauna marina, desde peces a cetáceos, así como a las olas y la rompiente.


— ¿Qué zonas de Fuerteventura están más expuestas a la contaminación acústica marina?
— Las zonas más cercanas a los dispositivos de separación del tráfico marino de grandes buques, es decir, el centro del canal entre Fuerteventura y Gran Canaria, y por el este, a partir de 12 millas náuticas, donde se permite el paso de estos buques.


— ¿Cuándo se detecta el problema de la contaminación acústica marina en el mundo y cuándo en Canarias?
— La contaminación acústica marina es un tema emergente, dato que hasta recientemente solo nos preocupaba el ruido en el medio terrestre.  En Canarias salió a la luz debido a las mortandades masivas de zifios relacionadas con sonares militares, registradas desde las décadas de los 80 y 90.


— ¿Cuáles son sus propuestas para mitigar esta contaminación que amenaza a las especies marinas?
— El primer paso es una planificación temporal y espacial adecuada, de modo que se evite la emisión de ruido intenso en zonas de importancia biológica, zonas de reproducción en la época del desove y desarrollo larvario de especies protegidas o de interés comercial, corredores migratorios de cetáceos en las épocas en las que los utilizan, etc. Así mismo, es importante utilizar las tecnologías más avanzadas para reducir el nivel de emisión sonora, y la duración de su uso. Existen ya numerosas medidas de mitigación de impacto que se aplican en varios países.