El padre de Zaj se corona

Luisa del Rosario
LUISA DEL ROSARIO

Han pasado tantos años esperándolo que el polifacético artista grancanario Juan Hidalgo (1927) ya creía que nunca le llegaría el Premio Nacional de Artes Plásticas. Pero ayer, por fin, fue el día. «Cuando me iba a levantar me llamaron del Ministerio y empezó todo este follón», dijo a los poco minutos de que se hiciera público el galardón.

Si me lo hubiesen dado hace 40 años hubiese sido emocionante. Sin embargo, ha pasado tanto tiempo que ya no podía imaginar que esto ocurriese. Después de esperar tanto este premio, recibirlo está bien, pero ni la alegría ni la sorpresa son tantas como hubiesen sido en otro momento. Y no es que no sea sensible. Yo soy ultrasensible, pero es como cuando te dicen mañana te doy un granito de arroz, y al día siguiente te lo dicen otra vez, y así durante años. Pues ya no me importa», comentaba ayer el artista desde su casa en Ayacata. Y es que el nombre del creador isleño ha estado en las quinielas de estos galardones durante décadas sin que llegara a hacerse realidad hasta ayer pese a su reconocida trayectoria artística e influencia en la historia del arte español. Juan Hidalgo se levanta «tarde», por eso cuando le llamaron desde el Ministerio de Cultura para darle la noticia «aún estaba en la cama. Ni he desayunado», explicó. Al poco, continuó el artista, «se montó el follón». El teléfono no ha parado de sonar y todos quieren hablar con él. «Yo no solo he influido en España, también es Estados Unidos, Italia, Francia... En todos sitios me decían que cómo no me habían premiado. Pero yo estoy premiado desde hace muchísimos años en muchos países. En todas parte del mundo he recibido premios, menos en nuestro país. Yo creo que creyeron que me lo daban antes de que me muriera o habría sido una vergüenza. Me lo dan antes de que diga adiós», ironizó el artista.

INNOVACIÓN. El premio concedido a Juan Hidalgo valora «su trayectoria, innovación y aportación al arte contemporáneo español, suprimiendo todos los límites y encarnando el espíritu de las vanguardias internacionales», según el jurado. El galardón, concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, está dotado con 30.000 euros. «Es una alegría que nos llega en un momento que nos salva la vida», aseguró ayer el marido de Juan Hidalgo, Carlos Astiárraga. «Me levanté esta mañana con la triste noticia de la muerte de Leonard Cohen y al final ha sido un día feliz», afirmó. Sobre las 12.00 horas Juan Hidalgo seguía intentando terminar su desayuno. «Tengo ya 89 años, así que me levanto tarde» volvió a insistir. Pero a Juan Hidalgo no le hace falta ninguna justificación para explicar lo que hace. Siempre ha sido un espíritu libre, un creador que nunca ha puesto límites a su imaginación, ni siquiera cuando la dictadura franquista pretendía meterse hasta el rincón más apartado del cerebro de los españoles. Precisamente en esa época oscura fundó ZAJ, el grupo pionero del Arte de Acción en nuestro país, lo que supuso la irrupción de la vanguardia en España.