El lugar más oscuro de Europa

Rosa Rodríguez
ROSA RODRÍGUEZ

El Roque de Los Muchachos es el lugar más oscuro de Europa. Lo dice la Red Española de Estudios sobre la Contaminación Lumínica, cuyo comité científico está reunido desde el miércoles en La Palma. Sus miembros pudieron comprobar anoche que el observatorio y la Isla siguen siendo el referente mundial en protección de su cielo.

La Red Española de Estudios sobre la Contaminación Lumínica cumplía ayer cinco años y lo festejaba en el Roque de Los Muchachos, el lugar con el cielo nocturno más oscuro de Europa. Desde el miércoles, el comité científico de la REECL está reunido en La Palma para estudiar los efectos que produce la luz artificial nocturna no sólo en los cielos del país y, por tanto, cómo afecta a la investigación astronómica, sino también en las personas, los animales y en general en el medio ambiente. También ha sido objeto de debate estos días el impacto social y económico de los cielos oscuros. Federico de la Paz, miembro del comité organizador del evento y técnico de la Oficina para la Protección de la Calidad del Cielo del Instituto de Astrofísica de Canarias, asegura que llevar a La Palma a los investigadores que estudian las distintas afecciones que provoca la luz artificial tiene una gran carga simbólica en tanto que ha sido «traerlos al lugar que es referente mundial en protección contra la contaminación lumínica». Y eso se lo ha ganado a pulso La Palma que, tras la instalación del observatorio del IAC en el Roque de Los Muchachos, un lugar, recuerda De la Paz, «con unas condiciones climáticas excepcionales para la observación del cielo» en el que era necesario «conservar ese cielo». Eso se logró en 1988, con la aprobación por el Parlamento de Canarias de la Ley del Cielo, una norma pionera que luego han copiado en otras comunidades autónomas que, sin embargo, no cuentan, como sí ocurre en Canarias, con una oficina técnica que vigile por su cumplimiento. «Normativas hay muchas, pero quien vigile no», asegura De la Paz, que dice que esta función sólo la cumple en España la Oficina Técnica para la Protección de la Calidad del Cielo del IAC, que anualmente emite más de un centenar de informes y otras tantas denuncias de infracciones, pero que, fundamentalmente, reconoce, hace una «labor preventiva» porque lo importante es «conciliar la astronomía con la ciudadanía», asegura. En La Palma, dice, esto se está empezando a lograr porque, por un lado, los vecinos han entendido la necesidad de cambiar la iluminación de sus calles y plazas por luces cálidas (Led pc ámbar) y dirigidas al suelo y, por otro, se están dando cuenta de que el cielo oscuro puede ser un recurso económico importante si vinculado, por ejemplo, al turismo.