El alcalde, acusado de presunta prevaricación

El juez abre el procesamiento de Matos

01/11/2010

El Juzgado número 4 de San Bartolomé de Tirajana ha terminado las diligencias previas del caso Palmera y acuerda mantener imputados al alcalde de Santa Lucía, Silverio Matos, y al ex edil de Urbanismo, Antonio Ruiz, por los presuntos delitos de abuso en el ejercicio de la función pública y prevaricación. También imputa a dos empresarios locales.

La operación Palmera, en la que se investiga una presunta trama de corrupción urbanística vinculada a la instalación y puesta en marcha de un parque eólico en la zona de Vecindario, sigue en pie, con cuatro imputados y el sobreseimiento provisional de otras cuatro personas.
Según el auto, que lleva fecha 22 de octubre de 2010, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de San Bartolomé de Tirajana, ha acordado la terminación de las diligencias previas de la operación Palmera y rechazado el sobreseimiento libre y archivo de la causa que habían solicitado el alcalde de Santa Lucía, Silverio Matos Pérez; el ex concejal de Urbanismo, Antonio Miguel Ruiz; y los administradores de Inmuebles Comerciales La Mareta, SL, Antonio Marcial Sánchez Franco y José Luis Alemán Suárez.
Ahora las diligencias previas son trasladadas al Ministerio Fiscal y a la acusación popular personada, a fin de que en el plazo común de diez días formulen escrito de acusación, solicitando la apertura de juicio oral o bien el sobreseimiento de la causa o la práctica de diligencias complementarias que se consideren imprescindibles para formular la acusación.
Los hechos investigados se remontan al año 2004. En esa fecha el Ayuntamiento de Santa Lucía decidió presentarse al concurso eólico convocado por el Gobierno de Canarias y como no contaba con suelo suficiente para que su propuesta prosperase, «ideó con esa finalidad la adquisición de parcelas que colindasen con las municipales». El Ayuntamiento era propietario de tres parcelas y decidió adquirir otras tres.
El auto judicial señala que el alcalde y el ex edil se reunieron con los empresarios ahora imputados y los ponen al corriente del proyecto, por lo que llevan a cabo una operación de compra de parcelas, pagando más del doble de precio mercado (600.012 euros) por una finca de dos hectáreas, sin que el dueño conociese el proyecto. La entidad permutaba esa parcela a cambio del 9% del parque eólico, unos 3,5 millones de euros.