El eco del 15M, en pantalla grande

ETIQUETAS:

¿Qué quedó de aquel movimiento que harto de abusos llenó calles y plazas de toda España allá por 2011? Eso es lo que cuenta el documental No estamos solos, del cineasta Pere Joan Ventura. El  director presenta este 31 de marzo en la capital grancanaria una obra que indaga en el legado del 15M.

«La película es un recorrido por  la geografía del descontento, de la indignación ante los recortes en sanidad, en educación, por la corrupción...», explica el director de No estamos solos, un  documental estrenado en el Festival de San Sebastián el pasado mes de septiembre que está recorriendo salas y locales de toda España a petición de colectivos ciudadanos.

Su intención era ofrecer una perspectiva amplia de la huella que había dejado el movimiento ciudadano denominado 15M, que reclamaba una democracia más participativa y emancipada de los intereses financieros. «Vimos que la calle estaba por delante de los partidos y pensé que hacer una película era una buena manera de reflejar todo lo que estaba pasando», relata en conversación telefónica el director de El efecto Iguazú, ganador del Goya al mejor documental en 2003.  

La película, filmada durante 2014, tiene la intención de mostrar la actividad de los colectivos que se crearon a raíz de esas manifestaciones y asambleas. «Los medios no se hacen eco de estas cosas en la mayoría de los casos o lo hacen de forma puntual. Queríamos darle un sentido más general y mostrar lo que estaba pasando simultáneamente en distintas ciudades», explica el cineasta. «Se trata», añade, «de mostrar el estado de la calle con las mareas blancas y verdes o la plataforma de afectados por las hipotecas. Se dijo del 15M que había quedado en nada, pero constatamos durante el rodaje los movimientos que surgieron de ahí. Aunque las mareas van y vienen. No han desaparecido. El movimiento, como el de las aguas, se retira, pero su resultado es palpable», abunda Ventura, que recuerda que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y la de Barcelona, Ada Colau, surgieron de este movimiento. «Han cambiado muchas cosas y el panorama en el Parlamento de los Diputados es distinto», recalca.

La película no ha intentado retratar la actividad de todos los colectivos surgidos al calor del 15M, pero sí la de los más «imaginativos, los que fueron más allá de la simple manifestación». Por ello, la obra ha salido muy musical. «Tiene 22 temas cantados por los protagonistas. Son canciones populares con letras reivindicativas», abunda Joan Ventura sobre esta banda sonora que incluye los números musicales en sucursales bancarias de Flo 6x8 y las manifestaciones amenizadas por la Solfónica.