El destino mantiene el tipo

José Miguel Pérez
JOSÉ MIGUEL PÉREZ

Canarias aspira a mantener en 2017, como mínimo, las históricas cifras del pasado año, en el que se alcanzaron los 15 millones de turistas. Los hoteleros confían en la capacidad del destino, aunque advierten de que será "muy dificil mantener crecimientos de dos dígitos", en un contexto en el que Túnez y Egipto comienzan a reabrir destinos. Las reservas que acumulan los hoteleros canarios apuntan a un nuevo lleno turístico el próximo invierno 2017-2018. Las perspectivas también son "muy buenas" para este verano, cuando se prevén "altas ocupaciones" en los alojamientos, aunque la patronal insiste en que "no se alcanzará el lleno técnico" en los meses de mayo y junio. Nunca se ha logrado, pero en el último lustro, la estacionalidad en el destino se ha ido reduciendo hasta quedarse en la mínima expresión el pasado año: en mayo de 2016, los hoteles del Archipiélago mantuvieron una ocupación media por habitaciones del 80,3%. Eso en el teóricamente peor mes del año para Canarias. El objetivo en 2017, reconoce el presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo (FEHT) de Las Palmas, José María Mañaricua, "es mantener al menos los resultados de 2016". "Todo apunta a que el verano será muy bueno, pero tampoco podemos esperar crecimientos de dos dígitos en las llegadas de visitantes", advierte. Canarias llega por tanto, con los deberes hechos a la Bolsa Internacional de Turismo (ITB) de Berlín que se celebrará entre los días 8 y 12 de marzo. Será la capital alemana el escenario en el que los hoteleros isleños y los turoperadores pongan sobre la mesa sus argumentos para intentar cerrar los acuerdos más beneficiosos para cada una de las partes. Algunos mayoristas se han encargado de calentar el ambiente en las últimas semanas a cuenta del alza de los precios de las camas en las Islas. Uno de los más importantes, Thomas Cook, ha advertido de que la inflación turística en las Islas estás restando competitividad al destino, lo que les está haciendo buscar alternativas en destinos más baratos para ampliar las ofertas para sus clientes en otros enclaves turísticos. Pero el sector turístico canario está convencido de que estas quejas forman parte del juego normal de la oferta y la demanda, y que los precios, "acordes a la calidad de la oferta", no van a determinar los resultados del destino. "Las subidas de tarifas en los hoteles canarios nunca han sido desorbitadas. En 2016, el mejor año de la historia de Canarias, los precios subieron de media entre un 4% y un 5% interanual, si tenemos en cuenta las ventas anticipadas, que se ofrecen con descuentos", recuerda Mañaricua. El representante de la sectorial turística de Las Palmas quita hierro también a las advertencias de los mayoristas. "Pese a lo que ha salido publicado recientemente, Thomas Cook va a aumentar su capacidad aérea con Gran Canaria este verano un 2%, y en general, las aerolíneas han reservado un 20% más de plazas aéreas para volar hasta esta Isla desde Reino Unido", recuerda. De hecho, el incremento previsto en las llegadas de turistas internacionales entre abril y noviembre de este año compensará, según las previsiones de los hoteleros, "el posible estancamiento del mercado de visitantes peninsulares". "Los establecimientos turísticos que mantengan la satisfacción de sus clientes van a poder subir los precios sin que pierdan demanda", reitera Mañaricua. En enero, Canarias se anotó un nuevo dato histórico: rozó los 1,2 millones de turistas extranjeros, casi un 8% más que un año antes.