Las Palmas de Gran Canaria

"El Ártico se está 'atlantizando'"

La exposición gratuita El Ártico se rompe, organizada por la fundación CajaCanarias y la Obra Social La Caixa, se inauguró este lunes en el parque San Telmo y estará disponible hasta el 15 de mayo. Una ocasión única para conocer la singularidad del ecosistema del Polo Norte y derribar algunos de sus mitos.

Sabía que los osos polares son en realidad negros? ¿Y que en el desierto helado abundan los mosquitos? Menos mal que las plantas carnívoras hacen su trabajo y que dentro de un iglú, donde se puede estar 50 grados más caliente que en el exterior, se protege uno de esos bichos. Estas y otras curiosidades se pueden conocer en la recién inaugurada exposición El Ártico se rompe, situada en el parque de San Telmo y abierta al público hasta el próximo 15 de mayo.

El comisario de la muestra, Toni Pou, acompañó a los medios de comunicación en un recorrido por el basto ecosistema del Polo Norte. La primera parada de la exposición compara dos pedazos de hielo: En 1979 había 16.855 kilómetros cúbicos de hielo en el Ártico, en 2016; 4.401. El invierno pasado la cantidad de hielo alcanzó un mínimo histórico. «El Ártico se está atlantizando. Según las predicciones científicas, en unos 15 a 25 años, los veranos en el Polo Norte no tendrán hielo», explicó Pou. Otro dato que afectaría no sólo al estilo de vida sino al motor económico de Canarias es el enfriamiento de la corriente termohalina: «La corriente que llega a Nueva York desde el Ártico hace que a pesar de estar en la misma latitud que Lisboa, el clima en invierno se muy duro y sin embargo llega más suave a Europa. Eso podría cambiar». Pou dijo que los expertos advierten de que esa corriente desembocará en más frío, más nieve y más precipitaciones en Europa y que, claro, «a Canarias algo afectará». Un mito típico es pensar que el cambio climático desembocará en más calor, nada más lejos de la realidad.

La segunda parte de la exposición detalla los mecanismos de adaptación al medio hostil de los animales polares. Además de una capa de piel más gruesa, más pelo y más grasa, mamíferos como los osos polares tienen «los conductos que llevan la sangre hasta las extremidades muy juntos», permitiendo que los calientes y fríos estén cerca y se compense la temperatura. La muestra, que acoge decenas de curiosidades, fotografías, vídeos y juegos interactivos, objetos cotidianos y vida de las tribus, termina con recomendaciones a la población para frenar el cambio climático.